22 de marzo de 2008

El Gobierno de La Rioja lamenta que la Delegación del Gobierno en La Rioja pretenda justificar lo injustificable, ante la no comunicación ayer con el Presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, por parte del Gobierno Central ni de la Delegación del Gobierno en La Rioja, una vez producido el atentado de la banda terrorista ETA en las cercanías del Cuartel de la Guardia Civil de Calahorra.

La Delegación del Gobierno en La Rioja ha declarado hoy que el Delegado de Gobierno intentó en varias ocasiones hablar ayer con Presidente del Gobierno en La Rioja para informarle de lo que estaba sucediendo, pero el teléfono del Presidente tenía restringidas las llamadas entrantes.

En este sentido, el Gobierno de La Rioja niega rotundamente estas afirmaciones y desea aclarar que el Presidente del Gobierno de La Rioja atendió numerosas llamadas en el día de ayer, con total normalidad. De hecho, Pedro Sanz tuvo ocasión de hablar ayer con el Lehendakari, Juan José Ibarretxe, con el Presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, con la Vicepresidenta del Gobierno de La Rioja, Aranzazu Vallejo, en varias ocasiones, con el Alcalde de Calahorra, Javier Pagola, con el Consejero de Presidencia y Acción Exterior y Portavoz del Gobierno, Emilio del Río, con el Consejero de Administraciones Públicas y Política Local, Conrado Escobar, y con las distintas autoridades que se dirigieron al Presidente para ofrecer su respaldo ante el atentado.

El Gobierno de La Rioja insiste en que en ningún momento se recibió llamada alguna a ninguno de los teléfonos del Ejecutivo regional, incluido el teléfono de la secretaria del Presidente, por parte del Delegado de Gobierno en La Rioja ni de ningún representante del Gobierno Central.

Para el Gobierno de La Rioja, la Delegación del Gobierno en La Rioja, demuestra, con sus manifestaciones, el nulo interés que el Delegado de Gobierno tuvo en localizar al Presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz.