25 de marzo de 2011

El Presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, ha asistido hoy a la presentación del proyecto de la variante de Fuenmayor, de titularidad autonómica, una actuación en la que el Gobierno de La Rioja realizará una inversión de 7 millones de euros. Este acto ha contado con la asistencia del Consejero de Vivienda y Obras Públicas, Antonino Burgos, y miembros de la Corporación municipal.

El Presidente del Ejecutivo regional ha destacado el esfuerzo del Gobierno de La Rioja por "modernizar nuestras infraestructuras autonómicas y evitar el tráfico de vehículos por los núcleos urbanos riojanos". Así, tras apuntar que el lunes entró en servicio la variante de Entrena y que el próximo lunes lo hará la de Castañares, ha recordado que otras dos variantes más (Murillo de Río Leza y Ventas del Baño) "se hayan en tramitación administrativa".

El objetivo de la actuación, que tiene 18 meses de plazo de ejecución, es renovar tanto el trazado como la sección de la travesía de Fuenmayor, dado que en la actualidad no presentan las características necesarias para asumir el volumen de tráfico que, a diario, transita por el municipio (2.500 vehículos).

Esta infraestructura implica el desdoblamiento, en un tramo de 600 metros, de la actual LR-137, con el fin de canalizar el tráfico, de forma segura y ágil, desde el municipio hasta las carreteras de titularidad estatal y con el Polígono de Lentiscares en Navarrete, así como la creación de un nuevo viaducto, de 132 metros de longitud, para salvar el cauce del Río Mayor. Éste contará con cuatro vanos de 33 metros de longitud y un ancho de 12 metros de plataforma.

La variante, de 3,3 kilómetros de longitud y una plataforma de diez metros de ancho (con carriles de 3,5 metros de ancho y arcenes de metro y medio de anchura), mejorará la permeabilidad de las comunicaciones del municipio con la capital riojana, Navarrete y la vecina localidad alavesa de Lapuebla de la Barca. Así, gracias a la creación de tres rotondas, de gran tamaño, conectará de forma segura dicha infraestructura con tres ejes básicos de comunicaciones: N-232, la AP-68 y la futura A-68.
La variante partirá desde el punto kilométrico 15 de la LR-137, desdoblada en el tramo de 600 metros, y continuará hasta su conexión con la N-232 (futura A-68), con la que entroncará gracias a una glorieta de amplias dimensiones. A partir de este punto bordea el casco urbano de la localidad por el Este (minimizándose el impacto acústico del tráfico y permitiendo el futuro desarrollo urbanístico de Fuenmayor), salva el cauce del Río Mayor y entronca con la LR-251 mediante la tercera glorieta de gran tamaño. Con el objetivo de incrementar los niveles de seguridad vial se limitarán los accesos desde los caminos rurales a lo largo del trazado de la variante.