28 de febrero de 2008

El Gobierno de La Rioja ha invertido entre los años 2003 y 2007 más de 5 millones de euros, en colaboración con Iberdrola -que ha aportado la misma cantidad-, en el desarrollo del Plan de mejora de la calidad del suministro y de la infraestructura eléctrica de la zona rural de La Rioja.

Este Plan ha permitido mejorar la calidad del suministro eléctrico por encima de los niveles reglamentarios establecidos en la normativa eléctrica aplicable. Además, ha dotado a las zonas rurales de la Comunidad de infraestructuras eléctricas que permitirán un crecimiento sostenido de las mismas.

El objetivo de estas actuaciones es potenciar la infraestructura eléctrica de la región para mejorar el desarrollo de las explotaciones agrícolas, ganaderas y forestales, y de las industrias y servicios, que podrán así racionalizar sus ciclos productivos, contribuyendo al progreso económico y social de La Rioja.

Estas actuaciones se han concretado en la construcción de cuatro subestaciones de 66/13,2 kV con una potencia instalada de 40 MVA; la puesta en servicio de 1,5 kilómetros de líneas de Alta Tensión y 97,5 kilómetros de líneas de Media Tensión; y la reforma de 25 centros de transformación. Con estas iniciativas se consigue, además, una doble alimentación en las líneas de la gran mayoría de las zonas rurales de La Rioja. Las áreas afectadas han sido: Alhama-Linares, Rioja Baja, Ocón-Jubera, Valle de Leza-Iregua, Valle de Iregua-Najerilla, Valle de Oja-Najerilla, y Valle del Ebro.

Por su cuantía, destacan las intervenciones realizadas en el Valle de Leza y del Iregua, con cuatro millones de euros y que han afectado a más de 40 municipios, o las inversiones de la zona de Alhama-Linares, que ha contado con un presupuesto de 1,945 millones de euros para mejorar el suministro eléctrico de la comarca.

El Gobierno de La Rioja tiene previsto continuar colaborando con Iberdrola, con la firma de un nuevo convenio, para seguir mejorando la infraestructura eléctrica en otras zonas de la región.

Protección de la avifauna

Por otra parte, el Gobierno de La Rioja e Iberdrola colaboran también, desde 1998, en la realización de proyectos de modificación de líneas eléctricas para proteger a la avifauna. En los años 2007 y 2008, invertirán un total de 232.000 euros, con aportaciones al cincuenta por ciento, para aplicar medidas correctoras que reduzcan o eliminen los efectos perjudiciales que las instalaciones aéreas de alta tensión causan en las aves.

Las intervenciones se llevan a cabo en los espacios naturales protegidos de la Sierra de Cantabria, los sotos y riberas del Ebro catalogados como 'zona de especial conservación de importancia comunitaria' (ZECIC) y en la zona de interés especial para la recuperación de sisón común de Alfaro. En todos los casos, se trata de lugares de cría de algunas especies de fauna silvestre consideradas amenazadas.

En concreto, las actuaciones afectan a las líneas aéreas Haro-Ábalos (con derivación a la central de San Vicente de la Sonsierra, a Rivas de Tereso, tramo entre Ábalos y San Vicente y tramo central a San Vicente), Logroño-Haro, Cervera-Polígono Industrial de Larrate, línea de derivación a Cabretón, línea de derivación a la champiñonera de Cabretón, Valdegutur, Valverde-Cabretón-Cervera del Río Alhama y estación Corella del Canal de Lodosa. Además, se prevé una nueva línea aérea de media tensión y centro de transformación a Peciña.

Placas solares

En el transcurso de la visita del Presidente de Iberdrola al Presidente del Gobierno, han visitado el papel divulgativo sobre la energía eléctrica que producen las 20 placas solares de cristal líquido que el Ejecutivo riojano ha instalado en el tejado del Palacio del Gobierno regional.

Estas placas producen una energía anual de 7.300 Kw, que el Gobierno de La Rioja vende a Iberdrola por unos 3.000 euros. Estos 7.300 kw representan el 25% de la energía eléctrica que se consume en las distintas dependencias del Palacio del Gobierno regional y un 10% del gasto derivado de dicho consumo.