10 de enero de 2009

El Gobierno de La Rioja y la Fundación Caja Rioja han presentado hoy las mejoras que realizarán ambas instituciones en el pavimento y la iluminación de la Catedral de Santo Domingo de la Calzada con motivo de La Rioja Tierra Abierta, que la Catedral acogerá de abril a octubre del 2009.
Conrado Escobar, consejero de Administraciones Públicas, Mónica Figuerola, directora general de Turismo, y Arturo Colina, director de la Fundación Caja Rioja, han presentado hoy, sábado 10 de enero, en Santo Domingo de la Calzada estos proyectos, junto al párroco de Santo Domingo, Francisco Suárez, quien también ha informado de la mejora en la calefacción de la Catedral, que asumirá la propia parroquia.

Mejora en el pavimento


La Catedral de Santo Domingo de la Calzada data del siglo XII. Su pavimentación original es de sillería arenisca, el mismo tipo de piedra de la que está realizada toda la Catedral. Esto explica el mal estado del pavimento. En la década de 1970 se optó por realizar una capa de 7 cm. de hormigón como solución de bajo coste. Éste es el suelo que encontramos en la actualidad, con unas marcas que imitan el despiece de la piedra.
Con el paso de los años, este pavimento también se ha deteriorado y han aparecido grietas, desconchados y parches, incluso existen niveles diferentes dentro de la propia iglesia. A esto se suma el hecho de que la Catedral no dispone de un sistema de acondicionamiento climático eficiente, y las temperaturas pueden bajar hasta los 4ºC. Además del mal estado del pavimento, se añade que existe cableado eléctrico en diferentes lugares del suelo.
Por todo ello, hoy se ha presentado un proyecto para recuperar el pavimento de la Catedral que será respetuoso con el edificio. En este sentido, entre los trabajos que se realizarán se encuentran superponer el pavimento actual, instalar calefacción por suelo radiante, y ocultar las instalaciones eléctricas actuales y sustituirlas por sistemas modernos.
El pavimento que se instalará recubrirá todo el interior de la Catedral, incluida la Sacristía. Tendrá un acabado de piedra natural y bajo él, calefacción de suelo radiante.

Iluminación
En el proyecto se integrarán diferentes tipos de luz. Luz para ver –que garantiza el correcto funcionamiento del edificio como espacio público que es-, luz histórica –aquella que el tiempo ha ido eliminando pero que forma parte de la imagen y percepción del edificio, luz litúrgica -aquélla que en ocasiones especiales sirve para la celebración de las liturgias- y, por último, luz museística -la que ayuda a ver los retablos y las pinturas-.
La iluminación garantizará los niveles lumínicos necesarios cuando no haya luz natural. Se realizará una iluminación base, homogénea, que aporte una luz blanda a toda la nave. Será una luz similar a la natural, con sombras suaves, que arrancará del suelo hasta llegar al techo.
Las capillas tendrán luz cálida y tenue sobre los objetos concretos de cada capilla. De esta manera, se conserva el volumen del conjunto de la nave y se crea un contraste de calidez con la luz base fría.
El altar tendrá una luz propia pensada para la celebración de la liturgia. Se creará una estructura de luces de contra frías con frontales cálidas de acento. El coro estará iluminado con luz cálida proveniente de lo alto.
Los trabajos también incluyen la eliminación de falsas luminarias históricas existentes, que alteran la percepción histórica del edificio. No serán sustituidas por otras; se eliminarán los cables de alimentación y se sellarán losa agujeros sobre la piedra.
También se eliminarán las luminarias añadidas en arcos, así como en pilares, en el coro, en las capillas, en el presbiterio, en la galería deambulatorio y en la capilla románica. La iluminación del ábside se mantendrá parcialmente.
La cuarta edición de La Rioja Tierra Abierta, organizada por el Gobierno de La Rioja y la Fundación Caja Rioja, se celebrará entre los meses de abril y octubre de 2009 y tendrá como lema Pecado, penitencia y perdón. Se desarrollará en el interior de la Catedral de Santo Domingo de la Calzada, en su claustro y el museo catedralicio, y abarcará una superficie de 3.500 metros cuadrados. Con ella, ambas instituciones se suman a la celebración del Año Jubilar.