7 de abril de 2007

El Gobierno de La Rioja va a potenciar el espíritu emprendedor entre los trabajadores riojanos mediante la concesión de ayudas para fomentar el autoempleo y la economía social. Estos incentivos se regulan en dos nuevas órdenes que han sido publicadas hoy en el Boletín Oficial de La Rioja y que también contemplan un capítulo específico que promueve la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres.

El objetivo de estas dos órdenes es incentivar la creación y el mantenimiento del empleo en las sociedades cooperativas y laborales, así como fomentar el establecimiento como autónomos de trabajadores desempleados en el ámbito de la Comunidad Autónoma de La Rioja.

Estos nuevos apoyos se dirigen a los trabajadores desempleados y, especialmente, a los colectivos con más dificultades de acceso al empleo: mujeres, discapacitados y trabajadores en riesgo de exclusión sociolaboral; todos ellos prioritarios de las políticas del Servicio Riojano de Empleo.

De este modo, el Gobierno riojano establece ayudas de hasta 10.000 euros por cada nuevo trabajador contratado como socio en una cooperativa y hasta 8.000 euros por trabajador, en el caso de los emprendedores. Si el trabajador es discapacitado o pertenece a un colectivo en riesgo de exclusión, estas ayudas se podrán ampliar a 13.000 euros y 10.000 euros, respectivamente.

Además, se establecen incentivos para conciliar la vida familiar y laboral dirigidos a las trabajadoras que se conviertan en autónomas o socias de una cooperativa con hijos menores de 3 años o personas dependientes a su cargo que necesiten asistencia. La ayuda será de 1.300 euros cuando la trabajadora tenga una persona a su cargo y de 1.600 euros si tiene dos o más. Como novedad, podrán acceder a estas subvenciones los varones que se establezcan como autónomos o socios de una cooperativa que sea familia monoparental con hijos menores de 3 años.

Fomento del autoempleo o espíritu emprendedor

La nueva norma del Servicio Riojano de Empleo tiene como objetivo incentivar a los trabajadores desempleados que se conviertan en autónomos y colaborar con una mejor financiación de su proyecto empresarial. Por otro lado, promociona las iniciativas locales de empleo, promovidas por Corporaciones locales de la Comunidad Autónoma de La Rioja. También incluye un capítulo específico para la promoción del principio de igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres para conseguir hacer efectiva la equiparación en el mundo laboral de los trabajadores independientemente de su género.

El trabajador puede recibir ayudas para reducir los intereses de los préstamos adquiridos por inversión empresarial (subvención financiera), para renta de subsistencia y por creación de empleo, es decir, conversión de desempleados en autónomos, hasta un máximo de 8.000 euros por beneficiario. Esta cuantía puede alcanzar los 10.000 euros si el nuevo empleo es para un trabajador discapacitado, pertenece a un colectivo en riesgo de exclusión social o es una mujer víctima de violencia de género.

A estos incentivos se puede sumar:

- la subvención prevista por el SRE para sufragar los costes de cotización al régimen especial de trabajadores autónomos de la Seguridad Social. La cuantía será el 50% del coste total de las cuotas durante el primer año de actividad empresarial.

- las ayudas a la conciliación de la vida familiar y laboral de 1.300 euros por hijo menor de tres años o persona dependiente y de 1.600 euros, si se tienen dos o más.

Por otro lado, la Orden contempla también el fomento de las iniciativas locales de empleo para los nuevos proyectos empresariales que se desarrollen en el ámbito de los nuevos nacimientos de empleo. Estos proyectos podrán recibir una ayuda a fondo perdido para el inicio de la actividad de hasta 9.000 euros en función de los costes asociados a la inversión, el proyecto y gastos derivados de su puesta en marcha.

Fomento de la economía social

La Orden de fomento de la economía social establece medidas dirigidas a fomentar la incorporación de desempleados como socios trabajadores en cooperativas y sociedades laborales, así como la profesionalización en el nivel de gerencia de estas sociedades, que se considera determinante para consolidar el sector y aumentar su competitividad. También contempla un capítulo específico para establecer incentivos a la conciliación de la vida laboral y familiar.

Las ayudas se distribuyen en tres líneas de apoyo:

- Apoyo a cooperativas y sociedades laborales:

El Servicio Riojano de Empleo establece ayudas por incorporación de socios trabajadores a las cooperativas, por subvención financiera, por gastos notariales y registrales, por asistencia técnica y por inversión en activos fijos. Las ayudas podrán alcanzar hasta 10.000 euros por cada nuevo empleo generado (socio-trabajador) y hasta 13.000 euros, en el caso de la incorporación como socios de trabajadores discapacitados o en riesgo de exclusión.

-Apoyo a la contratación de gerentes. El SRE subvencionará la contratación indefinida por parte de cooperativas y sociedades laborales de directores o gerentes. La cuantía de la ayuda será de hasta el 50% del coste salarial del primer año, estableciéndose como límite máximo 30.000 euros.

-Incentivos a la conciliación de la vida familiar y laboral. Además, las mujeres que se incorporen como socias a una cooperativa y tengan hijos menores de 3 años o personas dependientes a su cargo podrán recibir 1.300 euros por hijo menor de 3 años o persona dependiente a cargo y 1.600 cuando sean dos personas a cargo. También podrán acogerse a estas ayudas los varones que tengan la tutela legal y formen hogar monoparental que se incorporen como socios a una empresa de economía social.