12 de enero de 2011


Las Consejerías de Turismo, Medio Ambiente y Política Territorial; Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural y Salud se han reunido con la Federación de Caza de La Rioja para analizar la problemática de los daños causados en la agricultura por la fauna silvestre y el seguimiento de los protocolos de la sarna.

El Gobierno de La Rioja ha informado a los cazadores de que el próximo 20 de enero se convocará a la Comisión Territorial de Seguros Agrarios para debatir una propuesta de mejora del actual sistema de cobertura de los seguros agrarios en lo concerniente al pago de indemnizaciones por daños de la fauna silvestre en los cultivos que resulte satisfactoria para todas las partes. A esta comisión asistirán representantes del Gobierno de La Rioja, Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Agroseguro, Organizaciones Profesionales Agrarias (OPAS), Federación de Cooperativas (FECOAR) y la Delegación del Gobierno en La Rioja. Las conclusiones de esta reunión se trasladarán al Ministerio de Medio Ambiente que es el competente en esta materia.

Los responsables del Gobierno de La Rioja han recordado a los cazadores que fue Agroseguro el que, a instancias del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, incluyó el año pasado una línea de seguro para cubrir los daños ocasionados por la fauna silvestre en los cultivos y explotaciones agrarias que hace responsables de las indemnizaciones por daños a las sociedades de cazadores que gestionan los cotos de caza.

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural ha presentado, además, a la Federación de Caza de La Rioja un informe sobre el estado sanitario de la fauna silvestre de La Rioja para conocer la incidencia de enfermedades como la tuberculosis, brucelosis o lengua azul en la fauna silvestre y en las especies ganaderas con las que comparte hábitat.

El estudio se ha elaborado a partir de la toma de 616 muestras de suero y de tejido en ejemplares de ciervo, corzo y jabalí abatidos a lo largo de la temporada de caza 2009-2010 en un total de 80 municipios, que han sido analizadas principalmente en el laboratorio regional de La Grajera.

El trabajo es pionero ya que actualmente no existe un programa nacional de vigilancia y control de enfermedades en la fauna silvestre y supera con creces el muestreo que se exigiría en el futuro plan nacional.

El estudio presentado a los cazadores no ha detectado casos de brucelosis ni en ciervo ni corzo y únicamente ha encontrado un 3,25% de incidencia en jabalí. Además, tampoco se ha detectado en jabalí la peste porcina africana ni la peste porcina clásica ni la enfermedad vesicular porcina. La incidencia de la tuberculosis en estas tres especies es baja como la de Aujeszky en jabalíes y, en cuanto a la lengua azul, no aparece en corzos y tiene escasa incidencia en ciervos.

Este estudio sanitario se suma a las labores de vigilancia de enfermedades de la fauna silvestre que viene llevando a cabo el Gobierno de La Rioja.

Además, en la reunión con los cazadores se ha hecho un seguimiento de los protocolos de prevención sanitaria frente a la sarna. Los análisis efectuados ponen de manifiesto la baja incidencia del brote de sarna detectado en la primavera de 2010 que se circunscribe a la zona de la Demanda. Así, se ha detectado un 9% de casos de sarnas entre los animales sospechosos de padecerla

Los protocolos de prevención sanitaria comunicados el año pasado a los titulares de cotos y cuadrillas de caza mayor pretenden garantizar la seguridad de las personas, la correcta manipulación de los ejemplares, tratamiento de perros y materiales de transporte, entre otros aspectos.
De los protocolos, uno tiene carácter general y el segundo es específico para la zona donde han aparecido cérvidos con sarna.
El protocolo general recomienda la adopción de medidas higiénicas básicas de prevención sanitaria durante las batidas de caza mayor, que afectan al manejo de las piezas, el faenado de las capturas, el transporte de las mismas y el tratamiento de perros y remolques empleados en su transporte.
Estas recomendaciones son, entre otras, la utilización de guantes desechables para la manipulación de los animales, extremar las condiciones higiénicas en el transporte, no transportar los animales cazados en los carros para perros, desinfectar los materiales y los remolques, lavar la ropa después de la jornada de caza o llevar a analizar las piezas de jabalí por un veterinario.
El segundo protocolo tiene por objeto minimizar la transmisión de la sarna y, además de las recomendaciones generales, se recomienda trasladar las piezas sospechosas de tener la enfermedad a los contenedores ubicados a tal efecto, mientras que las piezas sanas se manipularán normalmente y no podrán salir del municipio sin despellejar, y la piel y demás despojos irán en los contenedores citados. Estas condiciones no son necesarias cuando las reses sean trasladadas a un centro de despiece autorizado.

Datos de caza 2009-2010
Durante la temporada de caza 2009-2010, se capturaron en La Rioja un total de 286.467 piezas de caza menor y 5.041 piezas de caza mayor. Entre las piezas de caza mayor, se contabilizaron 2.297 piezas de ciervo, 2.203 piezas de jabalí y 541 de corzo. Por lo que respecta a la caza menor, las especies más cazadas fueron conejos, con 110.679 piezas, zorzales, con 81.024, y liebres, con 42.216.