8 de junio de 2011

El Consejero de Vivienda y Obras Públicas, Antonino Burgos, y el Alcalde de Castañares de Rioja, Juan Manuel Martínez Barrasa, han suscrito en la mañana de hoy el convenio por el que el Gobierno de La Rioja destina 233.210 euros para el acondicionamiento del Camino de Cidamón, vial que conecta el casco urbano castañetero con la variante inaugurada el pasado mes de marzo. Una vez suscrito el convenio, será el Ayuntamiento riojalteño el encargado de la licitación de las obras mientras que la dirección facultativa de las mismas competerá al personal de la Consejería de Obras Públicas.

Al término de la firma, el Consejero de Obras Públicas ha mostrado la satisfacción por un convenio que "completa la renovación integral de las infraestructuras de Castañares de Rioja" acometidas por el Gobierno de La Rioja en la presente legislatura toda vez que en estos últimos cuatro años se ha construido la variante de Castañares, embrión de la futura Autovía Haro-Ezcaray, se ha renovado la travesía de la LR-502 y se ha acondicionado el Consistorio castañetero, actuaciones que, junto con el presente convenio, completan una inversión cercana a los 12 millones de euros.

Burgos ha recordado que el acondicionamiento del Camino de Cidamón "usado hasta la fecha principalmente por vehículos agrícolas y con un firme deteriorado y plataforma estrecha" tiene por objetivo "dotar a Castañares de una entrada segura para los vehículos pero también ofrecer una zona transitable para los peatones que habitualmente utilizan este camino en dirección hacia la Vía Verde". Igualmente, Burgos ha confiado en que las obras de remodelación comiencen lo antes posible para que "en tres meses entre en servicio el nuevo Camino".

La reforma, al detalle
El objetivo del convenio recién suscrito es dotar a Castañares de un amplio vial que permita la fluidez en el tráfico de vehículos y la seguridad en el tránsito de peatones entre el centro urbano de Castañares y la nueva variante.

El Camino a Cidamón, de más medio kilómetro de longitud, presenta en la actualidad una sección transversal reducida por lo que se procederá a ensanchar su plataforma, hasta los siete metros, de forma que puedan cruzar dos vehículos contemporáneamente en condiciones adecuadas de seguridad y comodidad.

Igualmente, dado el eminente uso peatonal de este vial, se procederá a la peatonalización de un espacio contiguo a la calzada para incrementar los estándares de seguridad vial del camino.

Además, el convenio permitirá la remodelación del actual sistema de drenaje, el refuerzo del firme, la actualización horizontal y vertical de la señalización y la reposición de los cerramientos de las parcelas colindantes al camino.