30 de agosto de 2010

El Consejero de Administraciones Públicas y Política Local, Conrado Escobar, ha presentado hoy una intervención con víctimas de violencia conyugal y filio-parental, mediante terapia en grupo, que está desarrollando la Oficina de Atención a la Víctima del Gobierno de La Rioja. Esta actuación completa el tratamiento individual que desde la Oficina se ofrece a las víctimas.

A través de esta terapia grupal se pretende ayudar a las víctimas a reducir los trastornos psicológicos que sufren, como pueden ser la reexperimentación, la evitación e hiperactividad, el malestar permanente, la incapacitación y bloqueo de los recursos personales para afrontar la situación, la baja autoestima y el bajo estado de ánimo.

La terapia en grupo permite a las víctimas descubrir su problemática en otras personas y les obliga a retomar la práctica de las habilidades sociales que poseen, pero que habían perdido por el aislamiento al que han sido sometidas.

Entre sus ventajas cabe destacar el apoyo del resto de los componentes del grupo y del terapeuta; la oportunidad de observar las respuestas psicológicas, emocionales y conductuales y la interacción entre las personas del grupo, y economizar el tiempo del usuario pudiendo acudir a cita psicológica todas las semanas, lo que garantiza una intervención más exhaustiva.

En concreto, la Oficina de Atención a la Víctima ha organizado dos tipos de grupos: uno destinado a víctimas de violencia conyugal y otro para víctimas de violencia filio-parental. En el primero participan 10 personas y en el segundo, 8. Antes de participar en el programa de tratamiento en grupo, cada participante recibe intervención psicológica individual por parte de los profesionales de la Oficina.

El programa de terapia de grupo para víctimas de violencia conyugal incluye 13 sesiones semanales de una hora y media de duración y 4 sesiones de seguimiento (al mes, 3, 6 y 12 meses). Hasta el momento se han desarrollado 10.

La intervención ha estado dirigida a la reducción de la sintomatología propia de los cuadros clínicos asociados a las víctimas de violencia familiar, siendo eminentemente práctica. Las técnicas y estrategias trabajadas en las sesiones, entrenadas y automatizadas en el día a día, han permitido una mejora del malestar percibido por los participantes en la primera sesión: reducción de la ansiedad, manejo de pensamientos negativos/obsesivos, mejora del estado de ánimo, mejora de autoestima, incremento en habilidades sociales y de resolución de conflictos….

Cabe destacar que el hecho de haber contado con un hombre víctima de violencia conyugal ha sido muy enriquecedor y ha favorecido un cambio de creencias en torno al género masculino en las mujeres participantes.

Respecto al grupo de violencia filio-parental incluye el mismo número de sesiones y se pretende ayudar a los padres a cambiar su actitud ante el problema de la violencia, estimulándoles a hacer frente a las conductas agresivas de sus hijos y así crear cambios de actitud. La motivación de los integrantes del grupo ha sido muy elevada, permitiendo una implicación y participación activa en la intervención.

Han quedado evidenciadas las ventajas de la intervención grupal, principalmente el descubrimiento de la misma problemática en otros padres, la reducción de sentimientos como la vergüenza y la aportación de un apoyo social. Se han producido avances significativos en los participantes en relación al establecimiento de límites y normas con sus hijos, reducción de la culpabilidad en cuanto al problema e incremento de la seguridad y firmeza asociada a las estrategias de afrontamiento adoptadas.

La Oficina de Atención a la Víctima fue creada por el Gobierno de La Rioja en 1999 y constituye el principal referente en la atención e intervención de las víctimas de cualquier tipo de delito, con especial atención a los casos de violencia doméstica o de género. El objetivo es ofrecer a la víctima un sistema de protección integral que la atienda durante todo el proceso.

La Oficina de Atención a la Víctima cuenta con sede en cada uno de los edificios judiciales de Calahorra y Haro, y en Logroño, en la calle Avenida de Portugal, 3.