30 de septiembre de 2010

El Consejero de Vivienda y Obras Públicas, Antonino Burgos, ha denunciado, en rueda de prensa informativa, la tramitación que está llevando a cabo el Ministerio de Fomento y que, según los plazos de contratación de proyectos hechos públicos recientemente, posterga la llegada de la alta velocidad ferroviaria a nuestra región hasta 2030.

Esta previsión temporal es el resultado del anuncio por parte del Gobierno de España, el pasado 24 de septiembre, de la adjudicación de los cuatro proyectos del tramo entre Castejón y Logroño y del estudio informativo del tramo entre la capital riojana y Miranda de Ebro.

Porque, tal y como ha aseverado Antonino Burgos, este anuncio que "en principio debería ser una noticia positiva no hace sino constatar el retraso que acumula el desarrollo de esta infraestructura y la lentitud con la que se aborda el proyecto".

Por ello, el Consejero de Obras Públicas ha exigido "un compromiso real del Ministerio de Fomento con el desarrollo del ferrocarril, un compromiso que no provoque más retrasos y sin demora". Una forma de agilizar la llegada de la alta velocidad a La Rioja es "programar una contratación única para las obras".

Programación del tramo Castejón-Logroño
Este tramo, de partida, arrastra un lustro de retraso como consecuencia de la inacción de la administración socialista entre 2004 y septiembre de 2009. Sólo el cambio de cartera ministerial y la entrevista mantenida entre el Presidente del Ejecutivo regional, Pedro Sanz, y el Ministro de Fomento, José Blanco, han permitido que en septiembre de 2009 se licitasen los proyectos. La adjudicación ha tardado un año en ver la luz si bien la dinámica de licitación habitual de redacción de proyectos, reduce estos plazos a cuatro meses.

Una vez adjudicados los proyectos de redacción, que se disgregan en cuatro tramos (Castejón-Aldeanueva de Ebro, Aldeanueva de Ebro-Lodosa, Lodosa-Agoncillo y Agoncillo-Logroño) cuando lo sensato es que se agrupen en uno conjunto, habrá que esperar 18 meses para su presentación. Una vez presentados (marzo de 2012), será el turno de su supervisión y aprobación, diligencia que exige un año para completarla. "Antes del 2013", denuncia Burgos, "no se estará en disposición de licitar las obras".

Y, una vez sustanciada la fase inicial del proyecto, hay que buscar financiación para las obras, proceder a su adjudicación, etc. Este procedimiento implica que "la ejecución de las obras no arrancará antes del 2015", prosigue Burgos, "de manera que si los cuatro tramos se contratan de forma única (algo excepcional a la hora de ejecutar, no a la hora de proyectar), se tardarán cuatro años en concluirlos (2019) mientras que si se sigue la norma habitual de ejecución por tramos, tal y como se ha programado en la redacción de los proyectos, se puede demorar hasta los 14 o 15 años". Si se acepta esta última hipótesis, habrá que esperar hasta "2030 sin que circule el AVE por La Rioja".

Programación del tramo Logroño-Miranda
Por lo que respecta al otro eje ferroviario que completaría el corredor del Ebro, la situación no es mejor. Fomento ha anunciado la redacción del estudio informativo. Éste tiene un plazo de conclusión de dos años. Una vez presentado, se abre un período muy dilatado en el tiempo para su exposición a información pública y su evaluación medioambiental. Superado este requisito (una hipótesis optimista nos sitúa en 2016), se procederá a la aprobación definitiva de los trazados. Este procedimiento exige un año más de demora.

A partir de ahí, los plazos y la metodología es consabida: contratación de los proyectos, adjudicación, redacción y aprobación. "De nuevo, en un ejercicio optimista, nos situamos en 2020 sin ni siquiera contratar las obras", completa Burgos, "para las que luego habrá que buscar financiación, licitar y ejecutar".

De esta manera, La Rioja será la última comunidad en disfrutar de las altas prestaciones ferroviarias, algo "inasumible para los riojanos y para este Gobierno Autonómico". "Después de seis años de retrasos", denuncia Burgos, "no podemos esperar otros 20 años para que el AVE entre en servicio en La Rioja".