1 de abril de 2008

El Consejero de Vivienda y Obras Públicas, Antonino Burgos, ha valorado la noticia del anuncio de licitación del enlace de la N- 232 con la AP-68 en Recajo y ha mostrado su sorpresa ya que no es la que anunció el Delegado del Gobierno “que se iba a producir hace un mes y todavía no se ha producido, que anunció el enlace de la Autovía del Camino con la red de carreteras del estado, que es el anuncio que todos estamos esperando, la obra más importante y que no acaba de arrancar”.

Lo que se publicó la pasada semana, ha resaltado el Consejero “es una porción de ese proyecto, una pequeña parte, son 10 millones de los 83 que vale el proyecto entero una octava parte de lo anunciado por el Delegado del Gobierno”.

El Gobierno de La Rioja no ha estado nunca de acuerdo con la división de un mismo proyecto en dos partes para su contratación. No lo considera necesario si verdaderamente había un compromiso para ejecutar la obra lo antes posible. “De nuevo –ha especificado el consejero- el tiempo nos da la razón. Ahora licitan una parte pero dicen que se ejecutará en paralelo a la licitación que falta, y yo me pregunto ¿hay algo más paralelo, que haberlo hecho todo en uno? Evidentemente no”.

Para el consejero de Obras Públicas se están haciendo las cosas muy mal y eso repercute negativamente en una pronta ejecución del proyecto y pone de manifiesto que no existe verdadero compromiso con las infraestructuras de La Rioja.

Burgos ha señalado que el proyecto que ahora se licita no vale nada, “tiene un valor secundario” no se puede poner en servicio sino está realizado el enlace de la Autovía del Camino que es el que falta por licitar y se ha preguntado si no hubiese sido más lógico entonces licitar antes o simultáneamente ambos proyectos... “Claro que si pero vuelven a empezar la casa por el tejado sin que de los cimientos se sepa nada”, ha dicho.

Burgos considera “vergonzosa” la programación en 35 meses de ejecución para una obra tan pequeña y sencilla, un simple enlace a distinto nivel. Y ha puesto el ejemplo de enlaces parecidos como el de Calahorra o Alfaro que tenían 14 meses de plazo de ejecución.

“Desde luego –ha resumido Burgos- en La Rioja tenemos que ser muy singulares porque todas las obras que se licitan tienen 3 años de ejecución, da igual la dificultad técnica, da igual las características de la obra… Así ha ocurrido en el desdoblamiento de la N-120 en los tramos Hormilla-Hervías y Hervías-Grañón, 3 años cada uno, aunque vemos que se pueden hacer en la mitad de plazo como el tramo Nájera-Hormilla”.

Por último, ha calificado de tomadura de pelo esta licitación que se viene denunciando desde hace 4 años y una falta de compromiso con el avance de las infraestructuras en La Rioja. Esto no es serio, es una tomadura de pelo, es lo que venimos denunciando hace cuatro años, una falta de compromiso con el avance de las infraestructuras en La Rioja.

La Consejería de Vivienda y Obras Públicas ha solicitado el Ministerio de Fomento que llegue a un acuerdo con el Gobierno de Navarra para ejecutar el verdadero enlace de la Autovía del Camino.