30 de junio de 2010

El Consejero de Vivienda y Obras Públicas, Antonino Burgos, ha comparecido ante los medios de comunicación para explicar los acuerdos alcanzados, en la mañana de ayer, por la Junta de Accionistas del IRVI. En el transcurso de la Junta, el Instituto de la Vivienda de La Rioja aprobó la modificación de su articulado (artículos 1 y 2) para incluir la contratación de proyectos y de obras de construcción, la conservación de las infraestructuras de carreteras de titularidad autonómica así como la colaboración en la gestión de las expropiaciones entre sus capacidades competenciales. Esta ampliación, que responde al modelo aplicado por el Ministerio de Fomento así como por otras Autonomías, persigue agilizar el desarrollo de la Autovía Calahorra-Arnedo así como del resto de las infraestructuras viarias de nuestra región, esencial en este período de ralentización económica. La Junta de Accionistas del IRVI aprobó esta ampliación de competencias con el voto en contra de los representantes socialistas.

En su comparecencia, Antonino Burgos ha criticado la actitud del PSOE porque "se opone al progreso económico de nuestra tierra". Esta oposición, en palabras de Burgos, es un contrasentido ya que el IRVI apuesta "por un sistema de creación de infraestructuras ampliamente utilizado por otras administraciones socialistas". De esta forma, el PSOE del Ayuntamiento logroñés incurre en una flagrante incoherencia ya que "lo que vale para las administraciones socialistas no vale para aquéllas gobernadas por el PP".

El Consejero de Obras Públicas ha recordado que esta capacitación está implantada "en prácticamente todas las administraciones públicas que contratan obras de infraestructuras". Así, la SEIT (Sociedad Estatal de Infraestructuras de Transporte, creada por el Ministerio de Fomento) "ha sido la encargada de contratar el tramo de la Autovía del Camino (N-120) comprendido entre Nájera y Hormilla).

Burgos aseguró desconocer los motivos que impulsan al PSOE a ralentizar la construcción de la Autovía Calahorra-Arnedo, primera de las tres autovías impulsadas por el Gobierno de La Rioja a través del Plan de Carreteras y que permitirá comunicar de forma ágil, segura y competitiva el Alto Valle del Cidacos con el corredor del Ebro, "una actitud que nos obliga a afrontar en solitario el proyecto más ambicioso desarrollado por el Gobierno de La Rioja, presupuestado en unos 50 millones de euros".

Las razones esgrimidas por la Junta de Accionistas del IRVI para ampliar sus competencias estatutarias se fundamentan en que hay infraestructuras, como la doble vía que conectará Calahorra y Arnedo, que por su volumen económico de contratación deben afrontarse mediante la modalidad de pago aplazado. Igualmente está constatada la capacidad de gestión de las empresas públicas de las infraestructuras de pago aplazado. Un ejemplo claro es el soterramiento del ferrocarril a su paso por Logroño "que se financia mediante un crédito suscrito por la Sociedad Logroño Integración del Ferrocarril", ha puntualizado Burgos, Sociedad, en la que participan la Administración socialista del Estado y el Ayuntamiento logroñés. Por último, otro argumento que contribuye a la adopción de este modelo, tal y como ha recordado Burgos, es que "es mucho más ágil y mucho más económico recurrir a una institución ya constituida y en pleno funcionamiento como es el IRVI". "Sería irresponsable y ningún ciudadano entendería", ha completado el Consejero de Obras Públicas, "que se creara una nueva sociedad con todos los gastos que conlleva".