30 de marzo de 2007

El Gobierno de La Rioja niega que haya habido mala gestión durante la construcción de la presa de Laguna. Lo que sí ha ocurrido es una incidencia como consecuencia de los resultados de las excavaciones y sondeos realizados en la fase de construcción que han puesto de manifiesto la inconveniencia de continuar con la ejecución de las obras. Se trata de la localización de una gran masa deslizada en el estribo derecho y los materiales que pueden formar el cimiento de la presa.

Ante esta situación, la Consejería de Vivienda, Obras Públicas y Transportes decidió suspender el 8 de febrero de 2007 la ejecución de los trabajos hasta que los técnicos ultimen una solución a los problemas detectados, trámite en el que se encuentra la obra. La decisión implica continuar con la actuación una vez definida la solución técnica viable.

Al Gobierno de La Rioja le sorprende que Francisco Martínez Aldama quiera entorpecer el desarrollo de esta infraestructura convirtiendo una incidencia técnica en mala gestión.