18 de diciembre de 2009

La Consejería de Vivienda y Obras Públicas invertirá 3.985.596,31 euros en las obras de mejora del trazado en la carretera LR-115 en Arnedillo y el nuevo puente sobre el río Cidacos.

La LR-115 dicurre en el tramo situado entre Arnedillo y Arnedo siguiendo el curso del río Cidacos, cruzándolo a escasos 2 kilómetros aguas abajo del núcleo urbano de Arnedillo, concretamente en el punto kilométrico 14,7 de la carretera, mediante un antiguo puente metálico.

El puente, cuya construcción ortogonal data de 1870, está conformado con hierro forjado y presenta una anchura total de 6,80 metros, un vano isostático de unos 30 metros de luz formado por tres celosías paralelas que soportan un tablero formado por un forjado de vigas metálicas y bóvedas de chapa sobre las que se ha extendido un relleno cubierto a su vez por un pavimento bituminoso. Su estado de conservación es bueno, si bien ha sufrido deterioro que hace necesaria su reparación. Este puente se encuentra en un estrechamiento del valle configurado por un corte realizado por el propio río en el macizo de conglomerados terciarios.

La carretera presenta dos curvas muy cerradas, la de la margen derecha con un radio de 100 metros y la de la margen izquierda con un radio de 35 metros. Con el agravante de que esta última se desarrolla en un túnel que comienza prácticamente en el mismo estribo del puente y tiene un desarrollo total de 52 metros. La sección de la calzada en este tramo consta de dos carriles de 3 metros con arcenes de 0,50 metros. Junto al estribo de la margen derecha se encuentra la intersección de la LR-115 con la LR-382 con destino a Préjano. Se trata de una carretera que, a pesar de ser muy estrecha y poco transitada, no tiene resuelta su intersección. Los problemas en este tramo son el trazado virado y complicado, con curvas de escaso radio, la existencia de un túnel y una sección transversal muy escasa que apenas permite el cruce de dos vehículos pesados.

Solución adoptada
Las obras, con un plazo de ejecución de 12 meses, se centrarán en el cambio de trazado de la LR-115, en un tramo total de de 800 metros, que ser va a ocupar no sólo del nuevo puente y las curvas contiguas, sino de la siguiente curva en el sentido de Arnedo de unos 80 metros de radio, y del tramo más cercano con sentido a Arnedillo, en el que existe un punto convexo muy pronunciado. En cuanto al trazado, se mejorará en planta y en alzado. La selección transversal propuesta consta de dos carriles de 3,50 metros y arcenes de 1 metro, con bermas de 0,50 metros, sin pavimentar en las zonas en las que sea necesaria la colocación de una barrera de seguridad. En el puente y las zonas ocupadas por los estribos y muros de acompañamiento, los arcenes se amplían hasta los 2,50 metros.

En cuanto a la intersección con la LR-382, se ha pensado en aprovechar el trazado de la carretera antigua para hacer la función de callado, convirtiéndose en un ramal unidireccional que permite realizar un STOP antes de cruzar la LR-115. Las salidas a la derecha desde la LR-115, tanto el ramal de callado para el sentido de Arnedillo como la salida directa hacia la LR-382 para el sentido Arnedo se resuelven mediante una cuña de 60 metros de longitud y anchura variable entre 0 y 3,50 metros.

Por último, se realizarán obras de drenaje, se mejorará el firme de todo el tramo y se mejorará la señalización y seguridad vial.

Nuevo puente sobre el río Cidacos

La estructura nueva debe conseguir una integración máxima en el entorno, pues se sitúa en una vaguada natural de singular belleza. Se proyecta un puente de tres vanos con luces de 40+60+40 metros entre ejes de apoyos en pilas y estribos. La sección transversal de la plataforma es de 13 metros de ancho: 3,5 metros por cada carril y arecenes de 2,5 metros a cada lado. El trazado se caracteriza por un eje recto en planta y alzado. La nueva estructura agrupará 295 toneladas de acero y el peso del puente alcanzará las 1.500 toneladas.

El tablero tendrá 140 metros de longitud y se resolverá mediante estructura mixta de acero corten, formada por un cajón metálico de acero y una losa de hormigón. Se disponen voladizos laterales de 3 metros de luz y una zona central de 7 metros entre el cajón. Las pilas, de unos 14 metros de altura, se resolveránn mediante fuste único. Se dispondrá de un pretil metálico que se extenderá a la totalidad de la estructura. La pavimentación del tablero será de espesor constante e igual a 5 centímetros. También se va a rebajar 300 metros más de carretera para conseguir mayor visibilidad.

Una vez concluida la obra del nuevo puente, se rehabilitará el existente de 30 metros de longitud, para mantener las condiciones resistentes y funcionales durante otro periodo de servicio no inferior a 50 años. La rehabilitación prevé la sustitución de la losa del tablero cuyo forjado metálico está bastante deteriorado por la corrosión, trabajos de limpieza y mantenimiento de la estructura metálica principal. Se revisará al detalle el estado de las vigas principales, arriostramientos transversales normales, diafragmas de apoyo, apoyos propiamente dichos, así como la cara inferior de la losa. Las obras conservarán en su mayor parte la estructura que será tratada para eliminar la corrosión existente y añadir barreras protectoras para su mejor preservación en el futuro. En cuanto a la estructura metálica principal, se limpiará y pintará la estructura metálica.

El nuevo trazado, para 2011

El Consejero de Vivienda y Obras Públicas, Antonino Burgos, ha resumido la actuación en dos cuestiones importantes como el incremento de seguridad vial de la carretera y la eliminación de puntos peligrosos como el túnel y el puente actual. También se actúa pasado el túnel rebajando la carretera.

Burgos ha destacado que las obras se licitarán en enero de 2010 y en primavera de 2011 estará en uso la nueva vía.