23 de agosto de 2011

El director general de Calidad Ambiental, José María Infante, ha anunciado hoy que el Gobierno de La Rioja abordará las actuaciones pertinentes para la recuperación de las pozas de Arnedillo.

Para garantizar el buen funcionamiento de las pozas, la Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente llevará a cabo diferentes medidas, como la reposición de la base de las pozas, mediante elementos constructivos más aislantes y firmes que los actualmente acumulados de forma provisional. Igualmente se protegerá la zona con una escollera que aumentará su resistencia frente a la acción erosiva del río y el desprendido de materiales por algunos visitantes del lugar. La escollera también contribuirá a que las surgencias de las aguas termales en las pozas no se mezclen con el agua del río.

Tras el diagnóstico realizado durante los últimos días, una vez estudiadas las variaciones de niveles de agua y temperaturas y recuperada en parte la comunicación del agua entre las pozas, José María Infante ha afirmado que los problemas venían generados porque el agua termal de las surgencias de la zona de la plataforma no pasaban a la primera poza.

Esta situación se debe, según ha explicado el director general de Calidad Ambiental, al desgaste de la base del muro perimetral por la acción natural del río Cidacos, lo que provoca que el agua termal se mezcle con el agua del río y siga el cauce de este. "Este diagnóstico descarta, a priori, otras causas como un cese o un desplazamiento del punto de surgencias del agua", ha indicado.

Asimismo, ha informado que las actuaciones que se llevarán a cabo para recuperar las pozas, al tener que realizarse dentro del dominio público hidráulico, deberán contar con las correspondientes autorizaciones del organismo de cuenca y ambientales.

Cabe recordar que el pasado 2 de agosto, el Ayuntamiento de Arnedillo cerró al uso público el primer grupo de pozas, tras haber detectado menor temperatura, un color cada vez más turbio, malos olores, presencia de suciedad en sus aguas y menor renovación de las mismas. Tras una visita previa, entre los días 8 y 10 de agosto, los técnicos de la Consejería llevaron a cabo diferentes actuaciones para acotar el problema, tales como el desvío de la corriente de agua hacia la margen derecha del río; el vaciado del agua de las tres pozas hasta 20 centímetros del suelo; y la limpieza de paredes, lecho y orificios de paso del agua entre las pozas; así como la formación de una poza externa a las existentes, en una zona de surgencias habituales, separada de la corriente del río.

Otras actuaciones desde 2002

Dentro del marco competencial de la dirección general de Calidad Ambiental y con el objetivo de promover un turismo sostenible basado en el termalismo y en la riqueza de los recursos naturales, el Gobierno de La Rioja y el Ayuntamiento de Arnedillo acordaron en el año 2002 ordenar el espacio del río Cidacos a su paso por este municipio y dotar de un saneamiento integral las zonas popularmente visitadas debido a las surgencias de aguas termales. Con ello, se pretendía posibilitar un mejor aprovechamiento de este recurso y compatibilizar la actividad termal con la preservación del uso de las huertas tradicionales sitas en el ‘Paraje de La Isla’.

Con estas premisas, desde 2003 se han ejecutado distintas obras de adecuación de la zona como la construcción de un colector general de aguas residuales y una depuradora, la adecuación de la ribera y las pozas termales en el río Cidacos, y la construcción de un paseo de ribera que diera acceso a las pozas de agua termal y a los huertos de ocio de la zona. Al mismo tiempo, se crearon diferentes grupos de pozas conectadas entre sí y se dotó a estas infraestructuras de una gran solidez para que fueran lo más seguras posibles, con el fin de convertir una zona deteriorada en un espacio turístico que aproveche los recursos naturales de la zona.

La ejecución de estas acciones ha provocado en los últimos años el aumento en la afluencia de visitantes, lo que puede tenerse en cuenta como indicador del éxito de las medidas adoptadas.