29 de julio de 2010

El Consejero de Vivienda y Obras Públicas del Gobierno de La Rioja, Antonino Burgos, ha ofrecido una rueda de prensa para informar sobre el estado del desdoblamiento de la N-232 una vez confirmados los recortes del Ministerio de Fomento en materia de infraestructuras viarias. Antonino Burgos ha aseverado que el Gobierno de España no tiene ninguna intención de acometer esta infraestructura porque "el único tramo que estaba en obras para desdoblar la N-232, el comprendido entre la localidad zaragozana de Ráfales y el límite provincial entre Teruel y Castellón se ha rescindido, paralizando las obras de forma definitiva". "Este hecho deja claro que la intención del Gobierno central es abortar el desdoblamiento de la N-232", ha confirmado Burgos.

Para Antonino Burgos, esta decisión demuestra, a las claras, las verdaderas intenciones del Gobierno central para con el corredor del Ebro "el más importante para nuestro desarrollo económico, el que más tráfico soporta y que va a continuar con una carretera anticuada, peligrosa en extremo y olvidada por el Gobierno de España". Aunque esta paralización se produce lejos de nuestros límites autonómicos, se corrobora que "La Rioja va a seguir aislada, abandonada y con unas infraestructuras peligrosas y carentes de futuro".

Y es que la congelación de este tramo, el único en obras, no es sino el corolario de la desafección del Gobierno de España con el desdoblamiento de la N-232. Así, Burgos ha argumentado en cinco puntos esta desafección: "El desdoblamiento fue incluido en el Plan Estatal de Infraestructuras y Transporte con desgana y sólo gracias a la presión social", ha indicado. "Además, la variante de Fuenmayor, que debía marcar en nuestra comunidad el inicio del primer tramo del desdoblamiento, está abandonada. El proyecto lleva dos años terminado, fue presupuestado pero ahora, incluso, lo han quitado de la partida presupuestaria", continuó. El tercer incumplimiento se ciñe "al ritmo impresentablemente lento del Estudio Informativo, que lleva cuatro años redactándose y que aún no ha resuelto las alegaciones realizadas por las Administraciones o por la sociedad". El desinterés del Ministerio de Fomento se consumó con las recientes declaraciones de su titular arguyendo que "no se construirán nuevas autovías en corredores que discurran paralelas a autovías de peaje no saturadas". Estas afirmaciones, en palabras de Burgos, son "un traje a medida de lo que va a pasar con el desdoblamiento de la N-232 en relación con la AP-68. ¡No se va a construir nunca!"

El toque de gracia se ha dado con la rescisión del contrato suscrito con Roner Alcisa para la construcción del tramo entre Ráfales y el límite provincial de Teruel con Castellón "y eso que se trata de una provincia y una Comunidad Autonóma gobernada por el PSOE".

Esta sucesión de hechos, que se suma a las promesas incumplidas "de liberar la autopista como vía de alta capacidad", constituyen la enésima mentira y el enésimo incumplimiento del Gobierno socialista "para con La Rioja y todos los riojanos".