10 de marzo de 2011

El Gobierno de España ha demostrado hoy en su intervención en la vista oral celebrada en el Tribunal de Luxemburgo, que da la espalda a la legalidad ya que con sus alegaciones desatiende la sentencias del Tribunal Supremo y del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco que ya decretaron la nulidad de los beneficios fiscales vascos de los años 90.

Del mismo modo, el Gobierno de España ha vuelto a manifestar su deslealtad con La Rioja al solicitar comparecer en la vista a última hora, poniéndose del lado de las Diputaciones Forales vascas. En su intervención, ha argumentado la imposibilidad de recuperar las ayudas otorgadas en base a la confianza legítima y al tiempo transcurrido.

Por su parte, la Comunidad Autónoma de La Rioja, que ha mantenido los mismos argumentos que la Comisión Europea, ha señalado en su intervención que las Diputaciones Forales no pueden alegar la vulneración de la confianza legítima ya que este principio está reservado para los particulares y no para las administraciones.

El Gobierno riojano ha solicitado la desestimación del recurso de casación y la ratificación de la sentencia dictada el 9 de septiembre de 2009 por el Tribunal de Primera Instancia de las Comunidades Europeas.