19 de mayo de 2009

El Gobierno de La Rioja no acepta la propuesta de trazado que desde el Ministerio de Fomento se ha realizado para el desdoblamiento de la N-232 a su paso por La Rioja, tal y como ha manifestado el Consejero de Vivienda y Obras Públicas, Antonino Burgos.

Burgos ha recordado que el pasado 24 de abril salió a información pública el estudio informativo donde se presentan las alternativas de trazados y se propone uno para llevarlo a cabo. "La valoración que desde el Gobierno de La Rioja hacemos de la propuesta –ha recalcado- de la Administración del Estado es que es una muy mala propuesta para La Rioja, para su movilidad, para su comunicación y para su desarrollo económico".

El consejero considera que es una mala propuesta porque ni vertebra las comunicaciones en La Rioja ni permeabiliza el tráfico con Logroño y su área metropolitana. "Por tanto, la propuesta del Estado no va a mejorar la movilidad en nuestra Comunidad Autónoma y tratándose de una infraestructura de futuro no podemos permitir que se quede como está en estos momentos".

Burgos ha explicado que la propuesta no vertebra las comunicaciones en La Rioja porque hasta en cuatro importantes corredores no se prevé conexión directa con el desdoblamiento: ni en los corredores del Cidacos, ni en el del Iregua- Leza, ni en el del Najerilla ni en el del Oja se prevé un enlace que comunique de una forma directa con la carretera autonómica del corredor. Asimismo, no vertebra las comunicaciones en La Rioja porque hasta en diez carreteras autonómicas no se prevé enlace con el desdoblamiento.

La alternativa técnica de Fomento tampoco contempla enlaces con las carreteras: LR- 384; Alfaro- Grávalos; LR-134 Calahorra- Arnedo; LR-261. Agoncillo- Murillo; LR-250; Logroño- Villamediana; LR-113. Cenicero- Nájera; LR-318. La Rioja- Álava; LR-203. Haro- Zarratón; LR-111 Haro- Casalarreina- Santo Domingo; LR-202; Haro- Anguciana y LR-401. Haro- Villalba Rioja.

Asimismo, la propuesta del Estado no prevé ni un solo enlace nuevo en la autopista a su paso por Logroño por lo que la funcionalidad que va a tener "va ser ninguna, no va a permeabilizar el tráfico con Logroño en nada y ello va a acarrear serios problemas de congestión y barrios como La Estrella no van a ver una salida a sus atascos", ha explicado el consejero.

Además, en el tramo VI, el que afecta a Haro, el Gobierno de La Rioja se opone a que el trazado propuesto sea el coincidente con la actual N-124 porque aislaría la comunicación de La Rioja Alta con la futura autovía que se realizaría cruzando por el casco urbano de Haro con el incremento de problemas que eso supondría para la movilidad y para la seguridad vial de los jarreros y las jarreras.

Antonino Burgos ha calificado la idea como "plagada de carencias que no vertebra las comunicaciones con las carreteras de La Rioja ni permealiza el tráfico en Logroño y su entorno. Una malísima propuesta que ha motivado que el Gobierno de La Rioja ya trabajé en presentar una alternativa que recoja todas las necesidades de comunicación entre la futura autovía y las carreteras para que esta importante infraestructura sirva de verdad para comunicar nuestra Comunidad Autónoma, para propiciar el desarrollo económico y social y no como una autovía de paso que es como se ha concebido".