22 de mayo de 2009

La Gerencia del Hospital San Pedro, ante la denuncia realizada hoy por el Sindicato CSIF sobre el Servicio de Hematología, confirma que el primer trasplante de médula ósea se realizará en La Rioja con todas las garantías de calidad y seguridad para la población.

Las instalaciones del Hospital San Pedro cumplen todos los requisitos que fija el Decreto 1301/2006, por el que se establecen las normas de calidad, de seguridad para la donación, obtención, procesamiento, preservación, distribución de células y tejidos humanos, y se aprueban las normas de coordinación y funcionamiento para el uso en humanos.

En este sentido, el San Pedro dispone de los medios y dispositivos necesarios para llevar a cabo este procedimiento y fue autorizado por la autoridad competente para poder incluir esta nueva prestación en el Servicio de Hematología.

El Consejero de Salud, José Ignacio Nieto, acompañado por la Doctora Pilar Rabasa, Jefa de la Unidad de Hematología del Hospital San Pedro, anunció, el pasado mes de diciembre de 2008, que el Hospital San Pedro se encontraba ya en disposición de realizar el primer autotrasplante de precursores hematopoyéticos (de sangre periférica o médula ósea) cuando se presentara la primera indicación clínica, lo que va a permitir mejorar notablemente la calidad de la asistencia sanitaria y evitar desplazamientos de riojanos a otros hospitales de fuera de la Comunidad Autónoma.

Los profesionales del Servicio de Hematología se han estado preparando para el momento en el que fuese posible realizar el primer trasplante a un paciente, circunstancia que está prevista para finales de este mes de mayo. Además de la inversión económica, la dotación de recursos materiales y humanos y la incorporación de nuevas tecnologías, Salud ha formado previamente, en los centros nacionales de referencia, a los profesionales del Sistema Público de Salud de La Rioja que van a abordar el autotrasplante de precursores hematopoyéticos en La Rioja (médicos, enfermeras y técnicos de laboratorio). Recientemente, se han incorporado dos nuevos hematólogos al Hospital San Pedro, debido al crecimiento de la cartera de servicios y para desarrollar, entre otras cosas, la actividad generada por esta nueva prestación.

La implantación de este nuevo tratamiento en La Rioja supone un importante salto cualitativo en la oferta de servicios que presta el Hospital San Pedro. Por ello, desde la Gerencia del Hospital San Pedro se lamenta profundamente que un sindicato aproveche la puesta en marcha de una nueva prestación sanitaria en la Comunidad Autónoma de La Rioja para realizar una reivindicación laboral de difícil justificación.

Trasplante de precursores hematopoyéticos

El autotrasplante de precursores hematopoyéticos es un procedimiento terapéutico que se aplica en el tratamiento de ciertos tumores hematológicos. Consiste en la obtención de precursores hematopoyéticos (un tipo de células madre pluripotenciales) del paciente, mediante un procedimiento de aféresis (separación de las diferentes células de la sangre) para, en un posterior proceso de procesamiento, congelación y criopreservación, administrar dichas células al mismo paciente por vía venosa.

El procedimiento ofrece la posibilidad a los pacientes riojanos, afectados por enfermedades tumorales hematológicas (fundamentalmente mielomas y linfomas), de ser tratados en la Comunidad Autónoma de La Rioja mediante un trasplante autólogo de precursores hematopoyéticos. Este trasplante ha mostrado ser eficaz para conseguir la prolongación de la supervivencia en ciertas enfermedades malignas hematológicas y, en algunos casos, alcanzar su curación.

Para llevarlo a cabo, se va a utilizar como fuente habitual de precursores la sangre periférica, mientras que se reservará la obtención de precursores a partir de médula ósea para aquellos pacientes en los que no es posible obtener un número suficiente de precursores por la vía habitual.

Unos 12 trasplantes al año

La indicación de un autotrasplante es limitada y dirigida a tumores de mal pronóstico, que presentan determinadas características, alto riesgo de recaída y que con los tratamientos de quimioterapia u otros estándar de primera línea no pueden ser curados.

La realización del autotrasplante de precursores hematopoyéticos de sangre periférica en adultos está indicada para las neoplasias hematológicas (que suponen más del 95% de los casos), algunos tumores sólidos malignos y enfermedades autoinmunes.

Teniendo en cuenta la población que se atiende en La Rioja y realizada una valoración de los trasplantes que se llevan a cabo en centros hospitalarios próximos y de características similares al Hospital San Pedro, Salud estima que la tasa de autotrasplantes se sitúe en La Rioja en torno a 10 ó 12 procedimientos al año.

Tres zonas en el Hospital San Pedro

Salud ha invertido 125.000 euros en la adquisición del equipamiento del laboratorio de terapia celular. Por otro lado, cada trasplante autólogo que se realice tendrá un coste medio de 26.000 euros.

Salud ha definido tres zonas de actuación en el Hospital San Pedro, que se corresponden con las fases de realización del procedimiento del autotrasplante de precursores hematopoyéticos:

1.- Hospital de Día Oncohematológico. Área donde se obtienen los precursores hematopoyéticos mediante la técnica de aféresis. Consiste en conectar por unas horas al paciente-donante (y en este caso también receptor) a una máquina con un sistema de centrifugación para separar los precursores del resto de células de la sangre.

2.- Laboratorio de Terapia Celular y criobiología. Espacio de nueva creación donde se procesan, congelan, criopreservan y almacenan los precursores (se añaden sustancias que van a permitir que el metabolismo de la célula no sufra durante el proceso de congelación) y se congelan a menos 190/196 grados, hasta que sea necesario utilizarlos en el tratamiento del paciente. Una vez congeladas, se almacenan en tanques de nitrógeno líquido hasta su utilización.

3.- Hospitalización en el servicio de Hematología. Fase del implante. El paciente será hospitalizado en un área de aislamiento de nueva creación, en la que recibirá el tratamiento de acondicionamiento o de preparación (con quimioterapia y radioterapia para preparar la médula ósea), con la finalidad de recibir los precursores en una infusión venosa. Permite que el tratamiento principal haga su efecto.