31 de marzo de 2011

Un grupo de expertos del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentación, INIA, dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación, se han desplazado esta semana a La Rioja para realizar un exhaustivo estudio de las condiciones en las que vegeta en nuestra región el roble albar o negral (quercus petraea), una especie típica de montaña.

Técnicos de la Dirección General de Medio Natural de la Consejería de Turismo, Medio Ambiente y Política Territorial han asistido al personal del INIA en este trabajo que permitirá profundizar en el conocimiento de la espesura de las formaciones de roble albar en La Rioja, el estado vegetativo de los ejemplares, las especies que acompañan a estas formaciones, así como en las características de los suelos sobre los que se asientan.

La Rioja ha sido la región elegida para iniciar un estudio que incluirá todo el área de distribución de esta especie de corte atlántico en nuestro país. El roble albar es un árbol típico de montaña que se distribuye, fundamentalmente, por el norte peninsular desde Galicia a Cataluña, llegando por el sur, aunque de forma muy puntual, al Sistema Central y Sistema Ibérico.

En La Rioja, el roble negral está presente en una superficie de unas 1.300 hectáreas, aunque mezclado con otras frondosas, y es la especie dominante en aproximadamente 400 hectáreas de bosque. El Parque Natural Sierra de Cebollera acoge una de las mejores representaciones de roble negral del territorio riojano.