3 de julio de 2012

ión y orientación del Plan de Empleo de La Rioja 2011-2015....

El consejero de Industria, Innovación y Empleo, Javier Erro, junto con el gerente del Servicio Riojano de Empleo, Luis García del Valle, ha presentado esta mañana siete nuevos proyectos de información y orientación del Plan de Empleo de La Rioja 2011-2015 dirigidos a colectivos específicos de desempleados como jóvenes y mujeres, a los que se quiere aportar herramientas y capacidades "a medida" para reforzar sus opciones de empleo. Uno de ellos es un proyecto de continuidad individualizado dirigido a los desempleados titulados de FP en la rama de Administración.

Todos ellos buscan la proactividad del desempleado y permitirán, explicó Javier Erro, "elaborar los diagnósticos de empleabilidad de los desempleados, medir su escala de empleabilidad y orientarles en su proceso de inserción laboral". En este sentido, el consejero de Empleo ha destacado que los resultados obtenidos hasta la fecha han puesto de manifiesto las fortalezas y las debilidades que tienen los desempleados y ha supuesto una herramienta de trabajo clave para programar próximas actuaciones.

Resultados de los proyectos anteriores

El Servicio Riojano de Empleo ha puesto hasta la fecha seis proyectos en marcha, que están actualmente en diferentes fases de ejecución. Son los siguientes: Búsqueda activa de empleo para demandantes de empleo procedentes de ERE de extinción; Evaluación de los conocimientos de idiomas y las habilidades comerciales de los desempleados con titulación de FP en la rama Administración; Detección de capacidades de emprendimiento en jóvenes desempleados; Adecuación de conocimientos para desempleados menores de 25 años procedentes de la agricultura; Evaluación de la empleabilidad de los demandantes de empleo de nacionalidad extranjera y Prospección de las demandas de empleo mediante visitas a empresas.

De los resultados destaca, con carácter general, la escasa respuesta de los colectivos convocados a los proyectos. Así, solo 34 de las 329 personas (10,33%) convocadas al proyecto de búsqueda activa de empleo para demandantes procedentes de ERE de extinción han participado. Asimismo, sus resultados reflejan una serie de debilidades que dificultan la inserción laboral de muchos trabajadores desempleados como la carencia de conocimientos en formación general o específica (idiomas). Por ejemplo tan sólo 31 de las 736 personas que participaron en el proceso de evaluación de sus conocimientos de inglés en el proyecto dirigido a titulados en FP de Administración tienen nivel intermedio o avanzado. Asimismo, se ha detectado poca experiencia laboral y la ausencia de una definición clara de una orientación profesional que posibilite el desarrollo de itinerarios formativos eficaces.

Por ello, el Servicio Riojano de Empleo va a reforzar los proyectos dirigidos a solventar las debilidades detectadas entre los trabajadores desempleados. "Este es precisamente el objetivo de los proyectos que se pondrán en marcha en el segundo semestre del año, pero para ello es fundamental que los trabajadores desempleados tomen conciencia de la importancia de incrementar su empleabilidad y aprovechen al máximo los servicios que pone a su disposición el Servicio Riojano de Empleo".

Los nuevos proyectos

Los siete proyectos que se pondrán en marcha en el segundo semestre de este año son los siguientes:

  1. Proyecto de continuidad individualizado dirigido a los titulados de FP en la rama Administración. Su objetivo es prestar orientación especializada para la búsqueda de empleo a los titulados con competencia en idiomas (igual o superior a B1) y habilidades comerciales superior a la media, que han participado en el proyecto de evaluación de conocimientos lingüísticos y comerciales para desempleados titulados en FP Administración que se puso en marcha a principios de año. El resto de los participantes serán citados para una orientación en el que se les indicarán las acciones a seguir con el objetivo de mejorar su empleabilidad, como por ejemplo acciones formativas. En este sentido destaca que en la programación de la formación para el empleo se priorizarán las acciones necesarias para mejorar la empleabilidad de estos demandantes.
  2. Proyecto de orientación a los demandantes de empleo con una edad entre 16-25 años a quienes se prestará orientación y asesoramiento individualizado para detectar sus necesidades. Este proyecto se desdoblará en dos: jóvenes de 16 a 19 años y jóvenes de 20 a 25 años.
  3. Evaluación de la empleabilidad y reorientación de desempleadas españolas mayores de 45 años. Se analizará su empleabilidad (formación, experiencia, demandas…) y elaboración de un itinerario personalizado para la búsqueda de empleo.
  4. Evaluación de la empleabilidad y reorientación de demandantes extranjeras sin empleo anterior. Del mismo modo se analizará la empleabilidad (formación, experiencia, demandas…) y elaboración de un itinerario personalizado para la búsqueda de empleo.
  5. Proyecto de orientación de demandantes de empleo con titulación universitaria, con el objetivo de asesorarles y la orientación con el objeto de incrementar sus oportunidades laborales. Se centrará específicamente en los desempleados con titulación universitaria cuyas titulaciones presenten mayores índices de desempleo y edades entre 35 y 45 años.
  6. Proyecto de búsqueda activa de empleo de los demandantes perceptores de determinados subsidios a quienes se evaluará su empleabilidad e incentivará para el cumplimiento de los itinerarios fijados.
  7. Proyecto de mejora de la empleabilidad de los demandantes con especiales dificultades de inserción, como aquellos que llevan más de dos años en situación de desempleado. Se evaluará la empleabilidad y diseñará un itinerario personalizado basado fundamentalmente en la formación.

Estos proyectos serán llevados a cabo bien directamente por la Red de Empleo bien por entidades colaboradoras. Al igual que con los anteriores, será el Servicio Riojano de Empleo quien se pondrá en contacto con los destinatarios de cada proyecto, siendo su participación de carácter voluntaria.

Todos los proyectos, con carácter general, constan de varias fases. La primera es la selección de participantes y contacto con las personas del colectivo destinatario del proyecto en función de sus características (localización geográfica, titulación, experiencia profesional, tiempo de permanencia en desempleo…) para informarles del proyecto y comprobar su disponibilidad a participar. A partir de ahí, se harán dos entrevistas individuales, una primera de diagnóstico para recoger información y evaluar la proactividad del demandante en la búsqueda de empleo y otra segunda de asesoramiento para fijar una ‘hoja ruta’ en la búsqueda activa de empleo con compromisos concretos. Comienza en este punto una tercera fase de seguimiento para el cumplimiento de la ‘hoja de ruta’ y la emisión de informe con las actuaciones realizadas con cada uno de los demandantes de empleo.