25 de enero de 2012

Proyectos Empleo

El consejero de Industria, Innovación y Empleo, Javier Erro, ha presentado esta mañana los seis primeros proyectos del Plan de Empleo de La Rioja 2011-2015 de información, orientación e intermediación laboral dirigidos a seis colectivos específicos de desempleados a los que se quiere aportar herramientas y capacidades "a medida" para reforzar sus opciones de empleo. Estos proyectos, que ya han sido presentados a FER, UGT y CCOO en la Comisión de Seguimiento del Plan, buscan la proactividad del desempleado y permitirán, explicó Javier Erro, "elaborar los diagnósticos de empleabilidad de los desempleados, para identificar sus debilidades y fortalezas y medir su escala de empleabilidad, teniendo en cuenta también la otra parte del mercado laboral: la de la oferta de las empresas que generan empleo".

Los primeros seis proyectos que se pondrán en marcha este primer trimestre son los siguientes:

  1. Búsqueda activa de empleo para demandantes de empleo procedentes de ERE de extinción. El proyecto consiste en la realización de un itinerario personalizado e individualizado para incrementar sus recursos y proactividad en el proceso de búsqueda de empleo.
  2. Clasificación de demandantes de empleo con titulación acreditada de Formación Profesional en Administración. El proyecto busca identificar las competencias de estos desempleados en idiomas y perfil comercial, ambas demandadas por el mercado laboral para el desempeño de empleo relacionados con la internacionalización y la atención al cliente. La clasificación permitirá certificar estas competencias en los procesos de selección de personal o identificar áreas de mejora del candidato.
  3. Inserción para demandantes de empleo con titulaciones relacionadas con las TIC. Se llevará a cabo un itinerario personalizado y completo con el objetivo de relacionar las ofertas de trabajo detectadas con los candidatos cuyo perfil se ajuste al puesto de trabajo para conseguir su reinserción laboral.
  4. Búsqueda activa de empleo para demandantes de empleo con titulación universitaria acreditada con unos índices de desempleo elevados. Este proyecto asesorará y guiará a estos desempleados con el objetivo encajar su formación universitaria con las necesidades específicas del mercado laboral.
  5. Adecuación conocimientos para jóvenes desempleados menores de 25 años procedentes de la agricultura. Se valorará los conocimientos formativos de estos desempleados, su escala de empleabilidad y sus habilidades en el proceso de búsqueda de empleo y asesoramiento para su reorientación laboral.
  6. Detección de capacidades de emprendimiento en jóvenes desempleados. Este proyecto quiere localizar nuevos emprendedores como alternativa al empleo por cuenta ajena. Se formarán grupos de 10 personas para informarles y asesorarles sobre el autoempleo y se pondrán a su disposición los servicios de EmprendeRioja.

Estos proyectos serán llevados a cabo bien directamente por la Red de Empleo bien por entidades colaboradoras, entre las que figuran los agentes sociales y económicos, entidades colaboradoras y empresas constituidas como agencias de colocación.

Se dirigen a una parte de los desempleados integrados en estos seis colectivos prioritarios que, a fecha de 31 de diciembre de 2011, asciende a un total de 6.781 trabajadores desempleados. En todos los casos el Servicio Riojano de Empleo se pondrá en contacto con los destinatarios de cada proyecto, siendo su participación de carácter voluntaria.

Los proyectos están basados en tres ejes. El primero es diagnóstico y escala de la "empleabilidad" del trabajador desempleado. "Se trata de identificar qué quiere y qué puede hacer un trabajador desempleado, para comprobar si encaja en el perfil demandado por las empresas y plantear soluciones concretas y a medida" explicó Erro.

El segundo eje es la colaboración público privada. El objetivo es aprovechar el conocimiento del mercado laboral de las entidades colaboradoras para incrementar la eficacia de la Red de Empleo en la colocación estable de los desempleados.

El tercero se asienta en la mejora de la gestión y la eficacia de las políticas activas de empleo y de la Red de Empleo para crear una red útil para los ciudadanos. "Queremos mejorar la información y la coordinación sobre recursos, servicios y acciones disponibles", apuntó Javier Erro.

Todos los proyectos, con carácter general, constan de varias fases. La primera es la selección de participantes. Contacto con las personas del colectivo destinatario del proyecto en función de sus características (localización geográfica, titulación, experiencia profesional, tiempo de permanencia en desempleo…) para informarles del proyecto y comprobar su disponibilidad a participar.

A partir de ahí, se harán dos entrevistas individuales, una primera de diagnóstico para recoger información y evaluar la proactividad del demandante en la búsqueda de empleo y otra segunda de asesoramiento para fijar una ‘hoja ruta’ en la búsqueda activa de empleo con compromisos concretos.

Comienza en este punto una tercera fase de seguimiento para el cumplimiento de la ‘hoja de ruta’ mediante asesoramiento y guía en la búsqueda de empleo y la emisión de informe con las actuaciones realizadas con cada uno de los demandantes de empleo.