26 de julio de 2007

El Consejero de Industria, Innovación y Empleo, Javier Erro, ha participado en el acto de clausura del Taller de Empleo 'San Prudencio' de la especialidad de auxiliar de ayuda a domicilio que se ha desarrollado en Nájera. Durante este acto, el Consejero, junto con la Alcaldesa de la localidad, Marta Martínez, ha entregado a las trabajadoras los diplomas que acreditan la formación adquirida.

Este Taller de Empleo, que ha tenido una duración de nueve meses, comenzó su andadura en octubre de 2006 con el objetivo de prestar diferentes servicios sociales a las personas mayores y otros colectivos con especiales necesidades de Nájera. Estos servicios se han agrupado en tres áreas: servicios de ayuda a domicilio, servicios de cocina y limpieza y, por último, servicios en centros residenciales.

Las doce trabajadoras que han participado en el Taller, todas ellas mujeres mayores de 25 años, han combinado la formación teórica con el trabajo práctico y han percibido un salario de 998,55 euros brutos al mes. El Taller ha contado con una subvención del Servicio Riojano de Empleo de 169.668 euros, el 96% del total.

De este modo, han recibido 630 horas de formación teórico práctica en áreas como nutrición, dietética y alimentación del asistido, higiene y seguridad personal, limpieza y cuidados del hogar o prevención y atención sociosanitaria del asistido. Esta formación se ha completado con más de 800 horas de prácticas profesionales en domicilios de personas mayores de Nájera, usuarios del servicio de ayuda a domicilio del Ayuntamiento de la localidad, así como en residencias de ancianos de la zona.

Además, las trabajadoras han recibido un cursillo de prevención de riesgos laborales impartido por técnicos del Instituto Riojano de Salud Laboral (IRSAL) y han obtenido el carné de manipulador de alimentos.

Los talleres de empleo son centros de trabajo y formación en donde se desarrollan obras o servicios de utilidad pública o de interés social que tengan relación con la formación profesional ocupacional que reciben, para procurar así su cualificación profesional y favorecer su inserción laboral. La mayoría de los trabajadores que deciden formarse en un Taller de Empleo buscan tanto una formación profesional que les garantice un futuro laboral con ciertas garantías de competencia, como una formación compensatoria que complemente esos conocimientos.