12 de mayo de 2011

El Consejero de Presidencia, Emilio del Río, ha participado hoy en la presentación del libro ‘Cartas para Yara’, del escritor Antonio de Benito, que trata de sensibilizar sobre la discriminación de la mujer en el acceso a la educación y que ha sido editado por la Fundación Entreculturas dentro de la Campaña Mundial por la Educación, cuyo lema es ‘La educación no es un cuento: por los derechos de las niñas y las mujeres’.

Emilio del Río ha declarado que la enseñanza es "un valor en sí mismo como derecho de todas las personas" y ha defendido un sistema educativo de calidad y solidario para atender a los más desprotegidos. En este sentido, ha recordado que aún hay más de 69 millones de niños y niñas en todo el planeta que siguen sin escolarizar y que 759 millones de personas adultas son analfabetas; es decir, una de cada cinco personas adultas no saben leer ni escribir, en su mayoría mujeres.

Por ello, el Consejero de Presidencia ha señalado que el libro ‘Cartas para Yara’ es "un alegato contra la desigualdad de género en el acceso a la educación porque las mujeres siempre son las más pobres de los pobres" y ha mostrado su convencimiento de que éste va a servir para remover la conciencia sobre la realidad que se vive en más de 85 países en los que no se ha logrado la universalización de la enseñanza primaria.

La Fundación Entreculturas, que ha publicado el libro del escritor Antonio de Benito en colaboración con la Obra Social de La Caixa, forma parte de la Coalición Española de la Campaña Mundial por la Educación. Su objetivo es movilizar a la ciudadanía para que exija a sus gobiernos y a la comunidad internacional que reconozcan la educación como uno de los derechos fundamentales y aseguren una enseñanza primaria gratuita, obligatoria y de calidad para todos.

Antonio de Benito es profesor del colegio Sagrado Corazón (padres Jesuitas), de Logroño, y está especializado en literatura infantil. Ha publicado más de 40 libros. ‘Cartas para Yara’ narra la historia de Yara y Gladys, dos amigas y vecinas en un poblado de chabolas, que crecen a la sombra del Gran Árbol, que será testigo de cómo sus vidas cambian completamente. El destino les tendrá preparada una gran sorpresa.