21 de febrero de 2010

El Consejero de Presidencia, Emilio del Río, participó ayer en la celebración del II Festival del Día de la Amistad, organizado por la Asociación de Peruanos Residentes en La Rioja (APRELAR). Se trata de una muestra de folclore tradicional intercultural que aspira a fomentar la convivencia y la tolerancia. Con este acto se pone punto final a la programación del Día de la Amistad 2010, ya que el pasado sábado, día 13, se celebró una jornada de confraternización en la que hubo campeonatos deportivos y una comida popular.

Se da la circunstancia de que APRELAR es una de las asociaciones de inmigrantes más activas de La Rioja, ya que lo a largo del año organizan un buen número de actividades sociales y culturales. Buen ejemplo de esta actividad ha sido la exposición ‘Con la mirada en Perú’, organizada para mostrar la labor desarrollada en el ámbito de la cooperación al desarrollo, que ha podido ser vista en Logroño y Calahorra.

Cabe recordar que el Gobierno de La Rioja ha concedido este año una subvención de 91.000 euros a APRELAR para ejecutar un proyecto de cooperación al desarrollo consistente en la construcción de 20 viviendas en la zona de Pueblo Joven Señor de Luren, en el departamento de Ica, en Lima (Perú), un área que resultó seriamente afectada por el terremoto que asoló parte del país andino hace dos años.
Las viviendas, con una superficie que ronda los 40 metros cuadrados, se están edificando con tecnología alternativa y sostenible con el medio ambiente, han sido diseñadas por la arquitecta riojana María Eugenia Lacarra Córdova (Logroño, 1978) y en su construcción se están empleando materiales que las haga más resistentes a los seísmos. Se trata de viviendas de bajo costo -las viviendas están hechas de caña, madera y tierra- y fácilmente asimilable y autoconstruibles por la población.

Se da la circunstancia de que éste es el segundo proyecto que cuenta con colaboración económica del Gobierno de La Rioja tras el terremoto. El primero se ejecutó el pasado año, contó con una subvención de 25.300 euros y sirvió para construir un comedor para niños sin recursos de la zona de San Vicente, en la provincia de Cañete, en Lima (Perú).