28 de mayo de 2011

El Consejero de Presidencia, Emilio del Río, ha participado a mediodía de hoy en la fiesta organizada por la Cofradía de la Flagelación de Jesús de la Parroquia de Santa Teresita para recaudar fondos a beneficio de la Misión Diocesana de Fô-Boure, en Benin (África).

Para ello, se ha ofrecido un pincho solidario a un precio de 1 euro (acompañado de vino de Rioja). En la fiesta ha estado animada por la comparsa de Gigantes y Cabezudos y el grupo de batuca ‘Matraca Percusión’. Entre otras entidades, en la actividad también colabora la Cofradía de Jesús Nazareno y Nuestra Señora de los Dolores de Logroño.

Cabe recordar que el Gobierno de La Rioja ha financiado, a través del Fondo Riojano de Cooperación al Desarrollo, siete proyectos en el país africano de Benin desde 1999, en colaboración con varias ONG. Entre ellos, hay que destacar el más reciente: un proyecto impulsado el pasado año por la ONG Manos Unidas para dotar de agua potable a dos localidades cuya población global suma 3.500 personas, que pertenecen a la parroquia de Fô-Boure.
El responsable del proyecto es el misionero riojano Juan Pablo López, quien desempeña sus tareas en Benin desde 1996. ‘Captación y distribución de agua limpia en dos localidades de la comuna de Sinendé, departamento de Borgou’ es el nombre que recibe este proyecto cuyo presupuesto global asciende a 335.236,52 euros. De esta cuantía, el Gobierno de La Rioja aporta 144.000 euros, mientras que el resto está siendo financiado por la ONG.
Esta infraestructura viene a subsanar un grave problema de la zona: la ausencia de agua potable, algo que está ocasionando un importante perjuicio a la población y que se traduce en subdesarrollo, elevada mortalidad infantil, enfermedades causadas por la ingesta de agua no potable (cólera, diarrea) o ausencia de las mujeres de su hogar para ir a la búsqueda de agua lejos de sus casas (deben recorrer kilómetros para llevar un poco de agua a sus hogares en jofainas que portan sobre sus cabezas).
Para intentar paliar este problema en la medida de sus posibilidades, los sacerdotes riojanos que trabajan en la zona desde hace más de 20 años han ido apoyando la construcción de diferentes infraestructuras hidrológicas. En este tiempo se han construido más de 20 pozos y 7 retenciones de