18 de noviembre de 2011

eclaración institucional para incorporar el tramo por La Rioja en el corredor Cantábrico-Mediterráneo en la Red de Transporte Transeuropea

Accede a la declaración institucional [Documento pdf 27.305 KB]

El Gobierno de La Rioja ha autorizado hoy una declaración institucional en la que insta al Gobierno de España a "rectificar la propuesta presentada ante la Comisión Europea" con el fin de que se incorpore el trazado que discurre por La Rioja en el corredor ferroviario Cantábrico-Mediterráneo incluido en la Red Transeuropea de Transporte.

Los consejeros de Presidencia y Justicia, Emilio del Río, y de Obras Públicas, Política Local y Territorial, Antonino Burgos, han presentado hoy este documento, que ha sido analizado en la reunión del Consejo de Gobierno, por el que se exige al Gobierno central "defender y plantear ante cualquier institución europea el corredor de comunicación Cantábrico-Mediterráneo de forma íntegra y completa, incluyendo el tramo Castejón-Logroño-Miranda de Ebro, tal y como figura en todas las planificaciones estratégicas vigentes del Ministerio de Fomento".

Esta iniciativa pretende reunir el mayor número posible de apoyos de la sociedad riojana y, por ello, los agentes económicos y sociales ya disponen de esta declaración para su aprobación por parte de sus órganos internos para manifestar su apoyo al Ejecutivo riojano en su demanda al Gobierno central, al que urge a "emprender cuantas acciones sean necesarias" para que la aprobación definitiva de este plan contemple también el trazado por La Rioja y "no solo una de sus variantes", la que atraviesa Navarra. La Red Transeuropea de Transporte, una vez avalada por la Comisión Europea, debe ser aprobada por el Consejo Europeo y el Parlamento Europeo.

La enérgica protesta del Ejecutivo riojano surge tras la exclusión del trayecto que pasa por La Rioja de la propuesta remitida por el Ministerio a la Comisión Europea antes de la presentación de la Red Transeuropea de Transporte el día 19 de octubre.

El Gobierno de La Rioja recuerda que el Ministerio de Fomento ha mantenido el eje ferroviario riojano en todas sus planificaciones desde la aprobación del Plan Estratégico de Infraestructuras y Transporte en 2005. Esta misma tesis se plasmó en el corredor de alta velocidad Cantábrico Mediterráneo, presentado en 2009, y, un año después, en el Plan Estratégico presentado a las comunidades autónomas para el impulso del transporte ferroviario de mercancías.La declaración, articulado en ocho puntos, incide también en el esfuerzo inversor de las diferentes administraciones, en especial el Gobierno de España, para impulsar la actividad económica en el valle del Ebro. En los últimos años se han dedicado más de 164 millones de euros para impulsar 3,5 millones de metros cuadrados de suelo industrial en los polígonos de Alfaro, Calahorra, Arnedo, El Villar de Arnedo, Arrúbal y Navarrete. Este esfuerzo inversor contrasta con la exclusión del tramo riojano en la Red Transeuropea de Transporte.

La declaración hace mención a la integración urbana del trazado ferroviario a su paso por Logroño. La primera fase de esta actuación, que se acomete en la actualidad con un presupuesto de 145 millones de euros, incluye una "moderna y vanguardista estación intermodal de viajeros por tren y autobús" que situará a la capital riojana como "referencia nacional en el transporte intermodal".

Para el Gobierno de La Rioja "no deja de ser paradójico, sorprendente y contradictorio" que el trazado riojano en el corredor Cantábrico-Mediterráneo se haya incluido en la Red Transeuropea de Transporte en carretera y, en cambio, haya quedado excluido de este mismo programa en el capítulo ferroviario.

Red de Transporte Transeuropea

La Red Transeuropea de Transporte tiene por objeto contribuir al dinamismo del mercado internacional y reforzar la cohesión económica y social en la Unión Europea mediante la modernización de las redes de transporte. En el capítulo dedicado al transporte ferroviario, este programa se articula en diez grandes arterias ferroviarias, que conforman la red global, dos de las cuales discurren por territorio español, el corredor Mediterráneo y el corredor Atlántico.

En paralelo a estos grandes corredores prioritarios, que combinarán el tráfico mixto de viajeros –alta velocidad- y mercancías, se construirá una red global de corredores, en la que se encuadra el corredor Cantábrico-Mediterráneo, para unir los principales núcleos existentes en cada corredor principal, ya sean ciudades, puertos, aeropuertos, grandes centros de producción y las terminales intermodales ubicadas en los nodos logísticos.

Las infraestructuras de la red básica deberán estar terminadas antes del fin de 2030 y las de la red global en 2050. La Unión Europea aportará fondos para la construcción de estas infraestructuras.