5 de mayo de 2011

La Consejería de Educación, Cultura y Deporte, ha suscrito hoy cuatro nuevos convenios, que incluyen una aportación regional de 102.200 euros, con las asociaciones riojanas para el Autismo (ARPA), para el Síndrome de Down (ARSIDO); de Padres de Niños Hiperactivos (ARPANIH) y Pro Infancia Riojana (APIR) para desarrollar programas que permitirán complementar la atención a algunas de las necesidades educativas de los alumnos riojanos.

En primer lugar, para desarrollar el programa de atención educativa complementaria a los alumnos con trastornos del espectro autista o afines, se ha firmado con ARPA un convenio por 23.400 euros.

Así, desde la Consejería de Educación se ha promovido un plan que permitirá la atención y el asesoramiento técnico personalizado para todos los alumnos que lo precisen. Esta medida complementará los servicios prestados a este alumnado desde el aula específica de los CP ‘Bretón de los Herreros’ y ‘La Guindalera’ de Logroño, ‘Sancho III’ de Nájera y ‘González Gallarza de Lardero, y, con carácter general, en el resto de centros. El plan incluirá la valoración, seguimiento, formación de profesorado o materiales necesarios.

Durante el año pasado se realizaron 16 intervenciones directas con alumnos de distintos centros de La Rioja, cuatro estudios de menores con posibilidad de presentar trastorno del espectro autista y diferentes charlas de formación a docentes.

El segundo de los convenios es con la Asociación Riojana para el Síndrome de Down (ARSIDO) que regula una subvención regional de 22.800 euros.

Esta entidad se encargará de llevar a cabo un programa específico de atención educativa complementaria para los alumnos con Síndrome de Down o afines, escolarizados en Aulas Específicas de Educación Especial en centros ordinarios, así como en Infantil, Primaria y Secundaria, en régimen de integración.

La previsión es que ARSIDO ponga a disposición de este programa profesionales de apoyo para atender a unos 15-20 alumnos escolarizados en diferentes centros de la Comunidad Autónoma y proporcionarles apoyo escolar de carácter complementario al prestado en los centros, con el fin de favorecer el desarrollo de capacidades de alumnos con síndrome de Down y lograr su plena integración escolar en el marco de un sistema escolar inclusivo. Durante el actual curso están siendo atendidos 45 alumnos.

El tercer acuerdo, firmado con la Asociación Riojana de Padres de Niños Hiperactivos (ARPANIH), establece el desarrollo del programa de apoyo escolar complementario a alumnos de Infantil, Primaria y ESO con trastorno de la atención, con o sin hiperactividad, que consiste en trabajar con este colectivo para conseguir su plena integración social y conseguir el máximo desarrollo de sus capacidades. En concreto, la aportación regional para este fin será de 18.000 euros.

La asociación asignará para la puesta en marcha de este programa personal cualificado, que se encargará de desarrollar sobre cada alumno que lo precise un plan concreto de intervención adecuada y adaptada a sus características y necesidades personales, así como apoyo y asesoramiento a los profesionales de los centros educativos y a las familias.

La Consejería ofertará este programa a todos los centros escolares de La Rioja. Durante el año pasado se realizaron 57 intervenciones colectivas y 81 individuales con alumnos de diferentes centros de La Rioja.

El último acuerdo de hoy es con la Asociación pro Infancia Riojana (APIR) incluye una subvención de 40.000 euros y la aportación de un maestro financiado también por la Consejería de Educación.

El programa que se pone en marcha, denominado ‘Quiribó’, está destinado a alumnos de ESO con necesidades específicas de apoyo educativo, debido a graves trastornos de conducta, dificultades de inserción social y de adaptación escolar, así como con riesgo de abandono escolar.

Este convenio supone la creación de un aula externa, coordinada por los centros. Este curso se está atendiendo a 13 alumnos de siete centros de Logroño.