28 de agosto de 2012

Convenio colaboración FARO

El consejero de Educación, Cultura y Turismo, Gonzalo Capellán, ha suscrito esta mañana un acuerdo con la representante de la Asociación Riojana de familiares y amigos de niños con cáncer (FARO), Rosana Gómez-Cadiñanos, por el que el Gobierno de La Rioja destinará 15.000 euros a asegurar la atención educativa a los alumnos que no puedan asistir a sus centros docentes de manera ordinaria por motivos de enfermedad.

Durante la firma del convenio, Capellán ha destacado que esta actuación se enmarca dentro del compromiso del Gobierno regional de desarrollar una oferta adecuada de educación a distancia, de apoyo y de atención educativa específica.

Gracias a este acuerdo, FARO diseñará una oferta apropiada de educación para aquellos alumnos cuya baja médica sea superior a un mes, que cursen la enseñanza básica en centros públicos y concertados de La Rioja.

Además, designará personal cualificado que desarrollará sobre cada alumno un plan concreto de intervención, adaptado a sus características y necesidades personales; proporcionará al profesorado las orientaciones precisas para asegurar la coordinación con las familias; informará al personal que atiende el alumnado en su domicilio de su situación física y psíquica y de sus posibles repercusiones en el aprendizaje; y tratará de facilitar la adaptación del alumno, profesores, familia y compañeros en la reincorporación al centro.

Intervendrán, asimismo, en todos aquellos casos que la Consejería le plantee, apoyando y asesorando a las familias y profesores; informando al tutor y al personal que atiende al alumno en su domicilio de su situación física y psíquica y de sus posibles repercusiones en el aprendizaje. También proporcionarán al profesorado el asesoramiento, formación y recursos precisos para atender a los niños enfermos.

FARO tiene como objetivo contribuir al aumento de las expectativas de vida de los niños con cáncer, promoviendo la protección y el cuidado de los niños y sus familias en los aspectos económicos, educativos, psicológicos, médicos y asistenciales, además de documentar, investigar y difundir todo lo relacionado con la enfermedad y su tratamiento.

Uno de sus propósitos fundamentales consiste en proporcionar una respuesta integral al alumno con cáncer, contemplando como aspecto fundamental el apoyo educativo domiciliario y la posterior reincorporación al centro, contemplando las necesidades educativas relacionadas con aspectos curriculares, así como las de tipo afectivo y personal.