12 de febrero de 2008

La Guardería Forestal del Gobierno de La Rioja y el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil, Seprona, han denunciado a dos cazadores en Laguna de Cameros por participar en una cacería ilegal y a los que se les intervino un arma y dos mochilas en las que portaban un ciervo descuartizado.

Los hechos ocurrieron el pasado mes de enero cuando la Guardería Forestal del Gobierno de La Rioja y el Seprona establecieron un dispositivo de vigilancia conjunta en los montes de Laguna de Cameros ante las informaciones recibidas sobre la existencia de cacerías ilegales.

Durante el rastreo, se observó a unos individuos, procedentes de la localidad de Laguna de Cameros, que se dirigían hacia el paraje conocido como Cullamor, en el término municipal de Cabezón de Cameros, donde, ayudados por perros, llevaron a cabo la cacería. A su regreso a Laguna de Cameros se procedió a interceptarlos en una senda y se les intervino un arma y dos mochilas en cuyo interior escondían un ciervo descuartizado.

Los guardas forestales y los agentes del Seprona procedieron a denunciar los hechos y se han incoado los correspondientes expedientes sancionadores. Asimismo, se iniciaron los trámites oportunos para localizar al propietario del arma que quedó abandonada en el monte.

Se da la circunstancia de que los dos denunciados carecen de permiso de armas y uno de ellos está inhabilitado para el ejercicio de la caza por sanciones anteriores. Las infracciones cometidas pueden originar sanciones penadas con entre 3.001 y 60.000 euros y la pérdida de la licencia de caza por un periodo de entre 3 y 5 años.