6 de marzo de 2007

El presupuesto inicial del ejercicio 2006 que aprobó el Parlamento Regional alcanzaba la cifra de 1.112,98 millones de euros, y el presupuesto definitivo se ha elevado a 1.217,17 millones de euros. La ejecución del mismo, medida en nivel de Obligaciones Reconocidas, alcanza la cifra de 1.136 millones de euros, casi un 94% de ejecución y prácticamente el mismo nivel que el año anterior.

Esta situación financiera permite destacar, entre otros aspectos, los siguientes:

- El enorme esfuerzo inversor, que se consolida por encima de los 329,6 millones de euros; 99,5 millones más que en el ejercicio anterior, es decir, un 44,25% más.

- La gran capacidad de generar ahorro. El ahorro bruto se sitúa en 256,84 millones de euros, 81,38 millones más que en el ejercicio anterior, lo que supone un incremento del 46,3%. Esta situación se debe a la política de contención de gastos corrientes y de austeridad que caracteriza al Gobierno de La Rioja y a la gran capacidad de generar recursos que tiene la economía riojana debido a la fortaleza de la misma

- La deuda se mantiene prácticamente en los niveles de 2005: 170,28 millones de euros; es decir, si no se invirtiera nada seríamos capaces de devolver la deuda en menos de un ejercicio. Por tanto, la solvencia financiera de nuestra Comunidad Autónoma es sólida.

- Además, cabe destacar también que La Rioja se sitúa con un nivel de endeudamiento de un 1,59% sobre sus ingresos corrientes de 1.048,57 millones de euros y una carga financiera (intereses+amortizaciones) de 18,37 millones de euros.

Los datos que proporciona trimestralmente el Banco de España confirman esta posición privilegiada. Según esta entidad, La Rioja registró un ratio de deuda sobre PIB de un 2,94%, en el cuarto trimestre de 2006 y último disponible.

Evolución de determinados ingresos

Por otra parte, la evolución de determinadas fuentes de ingresos se convierte en un claro indicador del dinamismo de nuestra economía y su fortaleza. En este sentido, cabe destacar que, en relación al ejercicio 2005:

- El IRPF ha crecido un 22% y este ingreso está directamente relacionado con el nivel de ocupación de nuestro mercado de trabajo, la creación de empleo y la mejora en la calidad del empleo.

- El IVA ha crecido un 13% y este impuesto está muy ligado a la fortaleza del consumo, consumo que depende de la renta disponible de la región y de las expectativas de los riojanos sobre la actividad económica.

- Los ingresos tributarios correspondientes a Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados han registrado crecimientos del 10% y del 25%, respectivamente.

Además, el Gobierno de La Rioja desarrolla esta política bajo parámetros de austeridad y, aunque el número de usuarios de los servicios educativos, sanitarios y sociales es considerablemente mayor que el año anterior y se ha ampliado la cartera de servicios, los gastos corrientes han crecido en 2006 sólo en un 10%. En cambio, los ingresos han crecido cerca del 17,4%, aún prescindiendo de fuentes de ingresos como Sucesiones, que se ha reducido drásticamente. Esto provoca un incremento del ahorro bruto y, con ello, que la Comunidad Autónoma de La Rioja tenga más capacidad para invertir, para incrementar la capacidad productiva y mejorar la calidad de vida de los riojanos.