24 de agosto de 2011

El coste de los accidentes laborales graves, muy graves y mortales producidos es 47 veces superior al coste de la medida preventiva que lo hubiera evitado. Esta es una de las principales conclusiones que pueden extraerse del ‘Estudio de los accidentes de trabajo graves, muy graves y mortales. 2004-2010’ que ha elaborado el Instituto Riojano de Salud Laboral del Gobierno de La Rioja y que esta mañana ha presentado la Directora de Trabajo y Salud Laboral, Rosario Cuartero. El estudio analiza los accidentes de trabajo graves, muy graves y mortales registrados en La Rioja en los últimos siete años, excluidos los accidentes de tráfico y los derivados de patologías no traumáticas. Su objetivo es determinar dónde, cuándo, cómo y, sobre todo, porqué ocurren este tipo de accidentes en La Rioja.

Esta publicación se enmarca en el eje de información y difusión de la Estrategia riojana de Seguridad y Salud en el Trabajo. "Junto con la formación, el asesoramiento y la vigilancia y control, la información es uno de los ejes prioritarios de la Estrategia, ya que es necesario disponer de herramientas que den información precisa, actualizada y veraz sobre las causas de la siniestralidad para poder incrementar los niveles de protección de la salud de los trabajadores e implantar una cultura preventiva en toda la sociedad" ha resaltado Rosario Cuartero.

En los siete años analizados por el Observatorio de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales (IRSAL) La Rioja registró 438 accidentes de trabajo graves, muy graves y mortales, lo que supone el 1,04% del total de accidentes laborales registrados en La Rioja en este periodo.

De los 438 accidentes de trabajo graves, muy graves y mortales, el 30% de los cuales son debidos a accidentes de tráfico y patologías no traumáticas. El estudio se ha basado en el 70% restante, es decir, en 307 accidentes de trabajo, de los cuales 282 fueron graves y muy graves y 25 mortales.

La publicación del IRSAL, disponible en la página web del Gobierno de la Rioja, www.larioja.org/irsal/observatorio, destaca las consecuencias negativas que tienen estos accidentes entre las que se encuentran los costes económicos. Así, considerando únicamente el ámbito de las empresas donde ocurren los accidentes así como los aspectos asociados evaluables económicamente, el estudio determina que los 307 accidentes objeto de este estudio han supuesto un coste total estimado de 7.622.196 euros para las empresas, mientras que el coste estimado de las medidas preventivas que los hubieran evitado es de 158.719 euros.

Principales conclusiones del estudio
El 77,3% de los accidentes de trabajo graves y muy graves tuvo lugar en el centro de trabajo habitual. En el caso de los accidentes mortales este porcentaje es del 68%.

Por tipo de actividad, el 71,7% de estos accidentes se produjo en industrias manufactureras y en el sector de la construcción (32,6% y 39,1%, respectivamente) y en el 93,5% de los casos, los accidentados realizaban su trabajo habitual cuando sufrieron el accidente. Por sexo, el 93,1% de los accidentes fueron sufridos por hombres y el 6,8% por mujeres. Por nacionalidad, el 22,5% de los accidentes notificados afectaron a trabajadores extranjeros y el 77,5% restante a trabajadores nacionales.

Como conclusión y, según las diferentes categorías analizadas sobre la tipología de los accidentes, los datos más significativos son los siguientes:
- el 93,1% de los accidentes registrados fueron sufridos por hombres
- en el 39,1% de las ocasiones el accidentado trabajaba en la construcción
- en un 50% de los casos tenían un contrato indefinido
- en un 27% pertenecían a una micropyme de entre 1 y 5 trabajadores
- en un 21,5% de las ocasiones los accidentes se produjeron en jueves
- entre las 9 y las 13 horas (46,2%)
- Fueron producidos por caída a distinta altura en un 29% de los casos, ocasionando fracturas (en un 39,7%) en la cabeza (25,7%) y en las extremidades superiores (26,4%).

Causas de los accidentes
Todos los accidentes analizados por este estudio fueron investigados por los técnicos del Instituto Riojano de Salud Laboral y en 7 de cada 10 casos propusieron algún tipo de medida para evitar que el accidente vuelva a producirse.

En estas investigaciones, los técnicos del IRSAL identificaron un total de 709 causas, lo que supone que estos accidentes fueron originados por una media de 2,3 causas. Rosario Cuartero ha resaltado que este dato "confirma el carácter multicausal de los accidentes de trabajo y refuerzan la conveniencia de investigar con mayor profundidad para obtener información de gran utilidad preventiva".

Por otro lado, el estudio destaca la necesidad de una adecuada gestión preventiva para evitar los accidentes, ya que como ha destacado la directora general de Trabajo "para prevenir el accidente es muy importante primero, detectar el riesgo. Las investigaciones realizadas por los técnicos del IRSAL sobre estos accidentes graves y mortales han detectado que en más de la mitad de los casos (52%) no existía evaluación de riesgos y en los que ésta existía, sólo en el 53,2% se había detectado el riesgo que posteriormente ocasionó un accidente grave, muy grave o mortal".

Desciende el 33,5% los accidentes registrados por cada 1.000 trabajadores
La directora del IRSAL ha destacado que enmarcado en los ejes de vigilancia y asesoramiento, desde que se puso en marcha la Estrategia riojana para la seguridad y salud en el Trabajo en el 2008, los técnicos del IRSAL han realizado 6.399 visitas a empresas para velar por las condiciones de seguridad y salud laboral de los trabajadores y garantizar el cumplimiento de la legislación en materia de prevención de riesgos laborales, en particular en las pequeñas y medianas empresas, y en aquellos sectores y colectivos más sensibles.

"El 83,6% de las visitas a empresas realizadas por los técnicos del IRSAL se han llevado a cabo en los sectores de Industria y Construcción en los que se concentran el 74,3% de los accidentes graves y mortales, tal y como se desprende de este estudio" ha explicado Rosario Cuartero.

Tras estas visitas han llevado a cabo más de 25.000 actuaciones, las más comunes han sido sobre condiciones de seguridad de lugares de trabajo, maquinaria y equipos de trabajo, formación e información a los trabajadores o evaluación de riesgo, todas ellas encaminadas a mejorar las condiciones de trabajo de dichas empresas. Estas visitas han dado lugar a 412 requerimientos técnicos que fueron atendidos en el cien por cien de los casos.

Respecto a la evolución del total de accidentes laborales registrados en La Rioja desde 2007 a 2011, la directora del IRSAL ha destacado que el índice de incidencia, que mide el número de accidentes registrados por cada 1.000 trabajadores, muestra un descenso de un 33,5%, rebajando el índice de 57,6 accidentes por cada 1.000 trabajadores a 38,2 registrado en mayo de 2011. Así se ha superado el objetivo marcado por la Estrategia comunitaria de salud y seguridad en el trabajo para el período 2007-2012 que establecía reducir el número de accidentes de trabajo en un 25% durante su período de vigencia.