22 de mayo de 2007

El Consejo Riojano de Artesanía, que se ha reunido esta mañana en la Consejería de Agricultura y Desarrollo Económico, ha informado de forma favorable la concesión de 11 nuevos carnés de artesano, tras el estudio de los 14 expedientes presentados.

Con estos 11 carnés, son la 39 los artesanos riojanos que han logrado estar acreditados oficialmente como tales. Los otros 3 expedientes analizados en la reunión de esta mañana han quedado en suspenso, y volverán a estudiarse -previa ampliación de los informes respectivos- en próximas sesiones del Consejo.

REGULACIÓN DE LA ACTIVIDAD ARTESANA

El Gobierno de La Rioja aprobó en agosto de 2006 el Decreto por el que se desarrolla el reglamento que regula la calificación de artesano o empresa artesana y el Registro General de Artesanía de La Rioja.

Este Decreto establece el procedimiento y los requisitos para la obtención de la calificación artesanal, que permite a su titular, ya sea artesano o empresa artesana, el acceso al Registro de Artesanía y su reconocimiento como tal.

El Decreto establece el concepto, contenido y estructura del Repertorio de oficios y actividades, como instrumento básico que expresa la relación de aquellos oficios y actividades que en cada momento deben ser reconocidos como tales. Así, el repertorio se estructura en cuatro grupos de clasificación: Artesanía Artística o de Creación; Artesanía de Bienes de Consumo; Artesanía de Servicios; y Artesanía Tradicional o Popular de La Rioja. Dentro del Grupo de Artesanía de Bienes de Consumo, se constituye el subgrupo de Artesanía Agroalimentaria.

El texto regula el procedimiento y requisitos para la obtención del reconocimiento oficial de la condición de artesano o empresa artesana, lo que se acredita mediante la posesión del documento de calificación artesanal. En el caso del subgrupo de Artesanía Agroalimentaria, se establece que será posible el empleo de maquinaria en el proceso de elaboración, cuando sea debido a las actuales exigencias higiénico-sanitarias y no persiga un aumento de la producción.

Dentro de este Capítulo, se reconoce y regula la figura del Artesano Honorario, que es aquel que, sin desarrollar una actividad económica, viene ejerciendo la artesanía con reconocido prestigio hasta el punto de obtener el reconocimiento oficial. Este reconocimiento está motivado por la conveniencia de preservar oficios en vías de extinción, que forman parte del patrimonio socio-cultural y cuyas técnicas podrían ser transmitidas, mediante la realización de los correspondientes cursos de formación y práctica, a las personas que estuvieran en el ánimo y disposición de manejarlas.

También se establece la ordenación y el funcionamiento del Registro General de Artesanía y la inscripción del Artesano y de la Empresa Artesana. Las finalidades del Registro son:

1. Permitir la elaboración y actualización de un censo de artesanía en La Rioja.

2. Contribuir a la definición de las políticas de ayudas públicas al sector artesano promoviendo su desarrollo.

3. Facilitar el ejercicio de las funciones de control y tutela de los intereses públicos en el ámbito de la actividad artesanal.

4. Habilitar a los inscritos en el mismo para usar la denominación de 'empresa artesana' o 'artesano', haciendo uso de los distintivos que puedan establecerse y acceder a las medidas de fomento que se puedan promover.

En el Decreto se incluye la prohibición de ejercer determinadas actuaciones:

1. Está prohibida la utilización de la denominación 'empresa artesana', 'artesano', 'producto artesano' o denominaciones similares, tanto por los productores como por los distribuidores o vendedores sin la previa obtención del documento de calificación que acredite el carácter artesano del productor y del producto y su inscripción en el Registro General de Artesanía.

2. Cuando se pongan a la venta productos tanto artesanos como no artesanos, deberán estar perfectamente separados.