20 de enero de 2010

El Consejero de Industria, Innovación y Empleo, Javier Erro, reclamó en la Conferencia Sectorial para Asuntos Laborales celebrada ayer en Madrid, más fondos para La Rioja "para que se correspondan con el peso que la población activa riojana tiene sobre el conjunto nacional", y mayor flexibilidad para la mejor aplicación de las políticas activas de empleo en La Rioja.

Javier Erro recordó que según lo asignado ayer por el Ministerio de Trabajo, La Rioja recibirá 17,3 millones de euros, lo que supone 3,4 millones menos según el peso de la población activa riojana, -destinataria de las políticas de empleo-, sobre el conjunto nacional.

Así, en la Conferencia Sectorial celebrada ayer el Ministerio de Trabajo distribuyó un total de 3.072 millones de euros a las Comunidades Autónomas para la gestión de las políticas activas de empleo, de los que 17,3 millones correspondieron a La Rioja. La cuantía asignada a nuestra Comunidad Autónoma supone un 0,56% sobre el total presupuestado, pero sin embargo, el peso relativo de La Rioja sobre la población activa en España, es del 0,69%, lo que supone que el Ministerio ha adjudicado a La Rioja un 16% menos de lo que le correspondería según su volumen de trabajadores, tanto ocupados como en desempleo, es decir, 3,4 millones de euros menos.

Por otro lado, el Consejero de Industria, Innovación y Empleo, Javier Erro, ha demandado al Ministerio de Trabajo mayor flexibilidad en la aplicación de las políticas activas de empleo, para que las Comunidades, y concretamente La Rioja, pueda gestionar y planificar sus políticas de empleo según las particularidades y necesidades específicas. Esta es una reclamación reiterada por parte de las Comunidades Autónomas, y especialmente por La Rioja, al Ministerio de Trabajo e Inmigración y que por primera vez se ha visto reflejada en la distribución de los fondos en una partida denominada "flexibilidad", aunque en el caso de La Rioja dicha partida supone simplemente un 8% sobre el total asignado.

En este sentido, Erro explicó que "su inclusión por primera vez en los criterios de distribución de fondos da la razón a las comunidades autónomas, pero lo que se ha asignado a La Rioja resulta insuficiente. Necesitamos capacidad para organizar de la forma más eficiente las políticas de empleo, para adecuarlas al máximo a las características de nuestra comunidad, de nuestros trabajadores, del volumen de desempleados sobre el total de trabajadores, de nuestras necesidades de formación o de cualquier otra política de empleo que ponemos en marcha. Y más en la actualidad, con la situación de crisis económica e incremento de desempleo que estamos sufriendo las comunidades autónomas".

Finalmente, Erro ha recordado que para paliar los efectos que la crisis económica tiene en el mercado de trabajo las políticas activas de empleo deberían ir acompañadas de reformas estructurales de competencia estatal "que generen estabilidad y la confianza necesaria para que las empresas creen empleo".

Políticas activas de empleo en 2010 en La Rioja

Por otro lado, el Consejero de Industria, Innovación y Empleo, Javier Erro, ha analizado las principales políticas en materia de empleo para el año 2010, que se agrupan en:

• Orientación e intermediación laboral: que incluye los itinerarios personalizados para mejorar las opciones de empleo de los trabajadores desempleados, los nuevos puntos de información y orientación laboral o las visitas a las empresas para conocer sus necesidades en recursos humanos.

• Programas públicos de empleo: para proporcionar experiencia laboral con los Primer Empleo y Mujer y Empleo, o los programas mixtos de formación y empleo, Escuelas Taller y Talleres de Empleo.

• Acciones de formación para el empleo. • Ayudas para fomento de empleo, autoempleo o economía social.

• Ayudas para mejorar la calidad en el empleo: para implantar planes de acción positiva en las empresas, para ejercer el derecho de excedencia o para conciliar la vida familiar y laboral.

Con estas actuaciones el Gobierno riojano pretende mejorar las aptitudes personales y profesionales de los desempleados y darles nuevas pautas para aumentar sus opciones de acceso a un empleo, mermadas por la actual situación de crisis económica. Para ello, se está mejorando la intermediación con los destinatarios de estas políticas activas, prioritariamente los trabajadores desempleados, pero también con los trabajadores ocupados y las empresas, así como, la cualificación profesional de los trabajadores para que estén mejor adaptados a las necesidades cambiantes del mercado de trabajo.