2 de noviembre de 2010

La Consejera de Turismo, Medio Ambiente y Política Territorial, Aránzazu Vallejo, y el Delegado de Iberdrola en La Rioja, Jesús Aguado, han suscrito esta mañana un nuevo acuerdo para la realización de proyectos de modificación de líneas eléctricas destinados a la protección de la avifauna en el marco del convenio de colaboración que ambas entidades mantienen desde 1998.

El Gobierno de La Rioja y la empresa de distribución eléctrica invertirán un total de 127.000 euros durante los ejercicios 2010 y 2011, con aportaciones al cincuenta por ciento, para la aplicación de medidas correctoras que reduzcan o eliminen los efectos perjudiciales que las instalaciones aéreas de alta tensión causan en las aves.

Las intervenciones se centrarán en los conocidos como ‘puntos negros’, aquellos lugares de la red eléctrica que registran mayor índice de mortalidad de aves, según los estudios que viene realizando la Dirección General de Medio Natural. Así, se han detectado ‘puntos negros’ con mortalidades por colisión o electrocución superiores, en algunos casos, a las 11 aves por kilómetro, en algunas líneas próximas a espacios naturales protegidos como la que une Ezcaray y Ojacastro. En muchos de estos enclaves, buena parte de los ejemplares muertos a causa de electrocución o colisión pertenecen a especies de fauna silvestre amenazadas.

Los trabajos de corrección de tendidos deberán estar ejecutados antes del 30 de noviembre de 2011. En una primera fase, se actuará en enclaves de las líneas eléctricas Ezcaray-Ojacastro, Munilla-Zarzosa, la línea que discurre por el entorno del Soto de Pradejón y la línea de derivación al Soto de los Americanos. Durante 2011 se corregirán los puntos negros de la línea Montemediano-El Rasillo, el tramo entre La Cienta y Santa Eulalia de la línea Arnedo-Enciso, la derivación a Munilla y los tendidos de la balsa de riego ‘El Rasillo’ en Arnedo.

Aislamiento de cables, farolillos y salvapájaros
Las acciones consisten, fundamentalmente, en la adopción de medidas para evitar la electrocución de las aves, como el aislamiento de cables o la instalación de ‘farolillos’ que eviten los puentes flojos por encima de los travesaños en los que suelen introducirse a menudo las aves. También incluyen otra serie de actuaciones orientadas a evitar la colisión, como la colocación de salvapájaros que facilitan la visibilidad del tendido.

En total se intervendrá en 18,5 kilómetros de líneas eléctricas y se corregirán 113 apoyos para evitar el riesgo de electrocución de las aves al posarse. Asimismo, se señalizarán 22 vanos con el fin de reducir la probabilidad de colisión de las aves contra los cables. Con las medidas previstas en este acuerdo, son ya 199 los kilómetros de tendidos eléctricos corregidos en La Rioja gracias a la colaboración entre la Consejería de Turismo, Medio Ambiente y Política Territorial e Iberdrola.

Las acciones plasmadas en el convenio pretenden adaptar los tendidos eléctricos a las normas recogidas en el Decreto 32/1998, de 30 de abril, que estableció los requisitos y características técnicas que deben reunir las nuevas instalaciones eléctricas aéreas y los planes de reforma de las antiguas líneas para proteger a las aves.

El Real Decreto 263/2008 de 22 de febrero, que regula las medidas de carácter técnico en líneas eléctricas de alta tensión para proteger la avifauna, determina que el Gobierno central debe financiar las medidas de protección en las áreas de protección definidas por las Comunidades Autónomas y que, en el caso de La Rioja, son las zonas de dispersión de aves y los espacios de la Red Natura 2000: Obarenes-Sierra Cantabria. Peñas de Arnedillo, Peñalmonte y Peña Isasa. Peñas de Iregua, Leza y Jubera. Sierra de Alcarama y Valle del Alhama. Sierras de Demanda, Urbión, Cebollera y Cameros. Sotos y riberas del Ebro.

En este sentido, el convenio suscrito esta mañana entre el Gobierno de La Rioja e Iberdrola afecta a espacios que no forman parte de estas áreas de protección.