1 de octubre de 2007

La Consejería de Turismo, Medio Ambiente y Política Territorial del Gobierno de La Rioja ha organizado el próximo sábado 6 de octubre la 'III Fiesta de la Trashumancia: La marcha de los pastores' en la Venta de Piqueras con un amplio programa de actividades orientadas a recuperar la antigua tradición trashumante de la Sierra de Cameros y a promocionar esta zona de La Rioja.

Los actos comenzarán a las 10.30 horas dando la oportunidad al público de acompañar a un rebajo de ovejas merinas, propiedad del último pastor trashumante riojano, José Antonio Espiga, durante el tramo final de su recorrido hasta la Venta de Piqueras. A las 11.00 horas está prevista una misa de majadas y, también a esa hora y hasta las 16.00 horas, tendrá lugar un mercado artesano con productos de alimentación, textiles, de guarnicionería, bisuteria y ornamentales típicos de la sierra, acompañado de un puesto de juegos tradicionales.

En torno al mediodía se podrá asistir al engalanamiento del rebaño, siguiendo los usos de antaño, y en el que se adorna a los mansos y se colocan cencerros de diferentes tipos para la marcha.

La gastronomía de la zona tendrá una destacada presencia en esta iniciativa donde, además de los productos que se exhibirán en el mercado artesano, habrá una degustación de migas de pastor con uvas y vino de Rioja, y se servirá por la tarde un típico tentempié de la sierra compuesto por choricillo y panceta.

La programación ofrece también un espectáculo de animación a cargo del grupo Zarándula que, bajo el título 'Los cómicos de la lengua', incluirá cuentacuentos, romances y coplas de ciego, aderezadas con música tradicional, gigantes y corre cabra.

La 'III Fiesta de la Trashumancia: La marcha de los pastores' será escenario, asimismo, de la presentación de un nuevo sendero autoguiado por el entorno de la Venta de Piqueras que se suma a la oferta de senderos señalizados del Parque Natural Sierra de Cebollera. La senda, de poco más de un kilómetro, se interna por un bosques de hayas en dirección al río Piqueras y permite ver restos de la actividad trashumante en una majada rehabilitada.

Este sendero, junto con otro nuevo que se realizará en Villoslada de Cameros, se une a los dos miradores instalados en la zona de la Ermita de Lomos de Orios y en la subida al puerto de Piqueras, y a la zona interpretativa de las turberas en el acceso al embalse de Pajares. Estas nuevas dotaciones suponen una mejora significativa de la oferta de recursos del Parque Natural Sierra de Cebollera que ha experimentado, entre enero y agosto, un crecimiento del 25,16% en el número de visitantes al Centro de Interpretación de Villoslada, registrándose 12.716 usuarios.

Las actividades de esta jornada festiva también contemplan una mesa redonda musicada sobre el papel de la trashumancia en el siglo XXI, coordinada por el especialista en Antropología, Carlos Muntión. Contará con la intervención del antropólogo Íñigo Jáuregui, quien repasará la actividad trashumante en diferentes zonas del mundo; del pastor riojano José Antonio Espiga, que hablará sobre su experiencia personal; y del folklorista Javier Asensio, que abordará, con el apoyo musical de su rabel, la influencia de la trashumancia en la cultura y el folklore.

La despedida del rebaño y un festival folk cerrarán esta III Fiesta de la Trashumancia organizada por la Consejería de Turismo, Medio Ambiente y Política Territorial en colaboración con Sempervirens Servicios Ambientales, la Hermandad de las Trece Villas y la Asociación para la Promoción del Turismo Rural, Altura.

El festival musical reunirá a dos grupos punteros en folk, los salmantinos Mayalde y los toledanos Albacara. Los primeros recuperan las canciones tradicionales de las dos Castillas y las interpretan con instrumentos caseros, como cucharas, almirez o sartenes; mientras que Albacara ofrece un repertorio de canciones tradicionales, infantiles y pastoriles mezclando instrumentos tradicionales, como el rabel, con otros instrumentos y arreglos más modernos.

La 'Fiesta de la Trashumancia: La marcha de los pastores' se basa en la marcha que emprendían los pastores riojanos al comienzo de cada otoño hacia las dehesas del sur de España y que era motivo de celebración en puntos como la Venta de Piqueras cada primer fin de semana de octubre. En los pastos que rodean a la Ermita de la Luz se producía la tradicional reunión de pastores con sus rebaños, la misa de majadas y la despedida popular a los trashumantes.