24 de septiembre de 2007

La Consejera de Turismo, Medio Ambiente y Política Territorial, Aránzazu Vallejo, y la Directora General del Agua, Rosa Oliván, han presentado esta mañana el proyecto de abastecimiento de agua potable del Subsistema del Bajo Iregua a los alcaldes de las localidades de las cuencas del Iregua y del Leza que se beneficiarán de una actuación con un presupuesto base de licitación de 34.500.173,30 euros.

El Consorcio de Aguas y Residuos ha aprobado una intervención que beneficiará a Viguera, Islallana, Nalda, Sorzano, Sojuela, Medrano, Daroca, Albelda de Iregua, Clavijo, La Unión, Entrena, Navarrete, Fuenmayor, Lardero, Alberite, Villamediana de Iregua, Ribafrecha, Murillo de Río Leza, Recajo, Agoncillo y Arrúbal. Igualmente permitirá atender las demandas de los municipios de Hornos de Moncalvillo, Sotés y Ventosa, inicialmente cubiertos desde el Subsistema Yalde, dado que se proyecta la interconexión entre ambos subsistemas.

El proyecto forma parte del Plan Director de Abastecimiento de Agua 2002-2015 y contempla una captación de agua en el río Iregua, una planta de tratamiento y una red de conducciones para la distribución de agua potable a los depósitos de las poblaciones incluidas en el sistema y en la que se integran algunas de las redes existentes construidas en los últimos años. También incluye la conexión con los sistemas de abastecimiento de las zonas limítrofes, concretamente con el Subsistema Yalde.

El agua se captará en el río Iregua, en un azud de 2 metros de altura sobre el lecho del cauce que se ubicará a la altura de Castañares de las Cuevas. La captación se realizará en la margen izquierda del azud de forma que en su margen derecha dispondrá de una escala de peces para evitar que la obra interfiera en la vida piscícola del río.

La planta potabilizadora se situará en las proximidades de Viguera y podrá tratar un caudal de 1.400 metros cúbicos por hora, con posibilidad de ampliación, en función de las necesidades futuras, hasta 2.100 metros cúbicos por hora. El agua tratada se almacenará en un depósito de regulación de 8.000 metros cúbicos de capacidad desde el que partirá la conducción principal que distribuirá agua al sistema.

La red de distribución de agua tendrá una longitud total de 89.880 metros de tuberías de nueva construcción y dispondrá de una conducción principal y un conjunto de ramales que llegarán hasta los depósitos de los distintos núcleos de población. El trazado de estas conducciones se ha realizado, en su mayor parte, por caminos ya existentes con el fin de reducir las afecciones a las propiedades particulares. La red se ha dimensionado para permitir la circulación de los caudales que demandará el sistema en el futuro en el momento de punta de consumo.

La conducción principal tiene una longitud de 18.162 metros y parte del depósito de regulación de la potabilizadora hasta enlazar con la conducción existente que une los depósitos de Lardero y Alberite-Villamediana. Desde la conducción principal saldrán conducciones a Fuenmayor, Hornos de Moncalvillo y Arrúbal, además de otros ramales a los depósitos de Islallana, Nalda, Albelda y Clavijo.

La conducción de Moncalvillo suministrará agua a los núcleos del Subsistema Moncalvillo. Incorpora el actual abastecimiento a Sojuela y Entrena y su conexión con el nuevo sistema se realizará desde la conducción principal, enlazando en la actual captación existente para Sojuela y Entrena en el Iregua.

De la conducción de Hornos se derivarán ramales a Sorzano, Sojuela, Medrano, Daroca y se establecerá, asimismo, la conexión con el Subsistema Yalde.

Desde la conducción de Fuenmayor partirán ramales hasta los depósitos de Entrena y Navarrete y se conectará también con la tubería del depósito de La Grajera.

La conducción de Arrúbal se iniciará en la tubería que actualmente enlaza los depósitos de Lardero y Alberite y se conectará en el nudo desde el que deriva agua al depósito de Villamediana. De ella partirán ramales para Recajo y Murillo y para Agoncillo.

Finalmente desde la conducción existente hasta Alberite partirá un ramal que conectará con el depósito de Ribafrecha.

Con el fin de facilitar la gestión del sistema y para optimizar el funcionamiento de la potabilizadora y de las conducciones, se ha previsto un sistema de telecontrol con un puesto central en la planta de tratamiento y veinte estaciones remotas.