9 de marzo de 2011

La Consejería de Turismo, Medio Ambiente y Política Territorial ha habilitado un nuevo muladar en las inmediaciones de la localidad de Turruncún para alimentar a las aves carroñeras que habitan en la zona del Cidacos.

El muladar es un recinto vallado en el que depositan cadáveres de animales que sirven como suplemento alimenticio a las aves carroñeras, en especial, al buitre leonado, muy abundante en esa zona de La Rioja Baja declarada Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y Lugar de Interés Comunitario.

Este tipo de instalaciones cumplen el Programa Integral Coordinado de Vigilancia y Control de las Encefalopatías Espongiformes Transmisibles y su aplicación en La Rioja, y con ellas se trata de evitar afecciones sobres las aves carroñeras, ya que la alimentación se efectúa bajo supervisión veterinaria.

La Dirección General de Medio Natural ya dispone de tres muladares de este tipo en La Rioja para abastecer las necesidades de las poblaciones de aves de Cervera del río Alhama (muladar de Cabretón), Igea y Santo Domingo de la Calzada.

La ubicación del nuevo muladar de Turruncún se ha elegido por cumplir los requisitos necesarios para la realización de la actividad de forma efectiva y sin ocasionar problemas, y por ser una zona de afluencia habitual de buitre leonado.