7 de octubre de 2009

La Consejería de Turismo, Medio Ambiente y Política Territorial ha iniciado las obras de recuperación hidrológico-ambiental del lago de Herramélluri que permitirán recuperar este espacio natural que fue desecado hace más de medio siglo y dedicado al cultivo de cereal.

Las actuaciones tienen por objeto su recuperación integral mediante la renaturalización del lago, la mejora de las características ambientales y paisajísticas de la zona y el aumento de su biodiversidad.

Las intervenciones previstas consistirán en la remodelación del vaso para permitir el mantenimiento de una lámina permanente de agua y con ella favorecer la aparición de la flora y fauna asociada. Asimismo, se acondicionará el entorno inmediato con el fin de conseguir la naturalización de la zona de salida del lago y asegurar el adecuando funcionamiento hidráulico del cauce de desagüe.

El proyecto de la Dirección General de Medio Natural tiene un plazo de ejecución de seis meses y conlleva una inversión de 122.847,93 euros, con una aportación del 75% de la Consejería de Turismo, Medio Ambiente y Política Territorial y del 25% a cargo de los fondos Feader.

La conservación y uso racional de los humedales, incluyendo la restauración de de aquellos que han sido destruidos o degradados, resulta una acción prioritaria por la diversidad de especies que albergan y la riqueza de tipos ecológicos que sustentan. Sin embargo, hace alrededor de 55 años, cuando se decidió la desecación del lago de Herramélluri, las circunstancias eran diferentes ya que el Gobierno estatal impulsaba la expansión del cereal en pleno desarrollismo agrario y el Ayuntamiento de Herramélluri necesitaba ingresos para pagar las obras de redes de agua. Estos hechos motivaron la desecación del lago y su arrendamiento para uso agrícola.

El lago de Herramélluri tenía en el momento de su desecación 15,98 hectáreas de superficie, con 0,6 kilómetros de largo por 0,4 kilómetros de ancho, y una profundidad máxima de 1 metro.