14 de febrero de 2008

La Consejería de Turismo, Medio Ambiente y Política Territorial tiene actualmente en fase de redacción un proyecto para construir una nueva obra de regulación en Laguna de Cameros, con una capacidad máxima de 100.000 metros cúbicos y que permitirá abastecer a los municipios de Laguna, Jalón y Cabezón de Cameros.

La obra, que incluye la construcción de una potabilizadora, tiene un presupuesto de 1,3 millones de euros y permitirá garantizar el suministro a estas tres localidades.

El embalse aprovechará la red de tuberías construida a raíz de las obras de la presa prevista en Laguna, cuya ejecución tuvo que ser suspendida como consecuencia de los deslizamientos de terreno aparecidos en la misma.

Para garantizar en esta zona los consumos de abastecimiento, ganadero e industrial se realizará una obra de regulación dentro de la zona inundable del embalse inicialmente proyectado, donde no se han detectado problemas geológicos.

Con esta nueva solución:

-Se aprovechan las conducciones de agua a los núcleos de Laguna, Cabezón y Jalón ya ejecutadas.
-Se aprovecha parcialmente la excavación realizada para la presa.
-Se ubica en un espacio desforestado y no se producen afecciones medioambientales en zonas limítrofes incluidas en Red Natura 2000.
-Se puede dar una respuesta más rápida a los problemas de abastecimiento.

El proyecto asegura, de esta forma, todas las demandas, sin afecciones medioambientales adicionales, aprovechando al máximo las actuaciones ejecutadas y en el menor periodo de tiempo de ejecución, aunque se sacrifica el mantenimiento del caudal medioambiental en el Alto Leza durante la época de estiaje natural del río.

Antecedentes
El proyecto de la presa de regulación en el arroyo Montemayor se redactó con el objetivo de satisfacer las demandas de abastecimiento de los núcleos de Laguna, Cabezón y Jalón de Cameros, así como para proporcionar un caudal de carácter medioambiental en el Alto Leza a lo largo de todo el año. La obra se licitó con un presupuesto de 4.326.636,42 euros y se adjudicó a la UTE Vías y Construcciones-Construcciones José Martín.

Una vez iniciadas las labores de desbroce y desvío del río, se procedió a la realización de excavaciones, encontrándose dificultades para localizar firme adecuado para la cimentación de la presa. Este motivo obligó a efectuar estudios adicionales a los ya realizados durante la redacción del proyecto y consistentes en sondeos, ensayos de permeabilidad y sísmica de refracción, al objeto de identificar con mayor detalle las profundidades de las cimentaciones necesarias.

Con la información obtenida a medida que progresaban las excavaciones y las obras en general, se reconsideró la profundidad requerida para asegurar la funcionalidad del embalse ya que se hacía necesario profundizar más, sin garantía absoluta de que el sustrato encontrado fuera geológicamente adecuado para asegurar la impermeabilización.

Al finalizar la fase de sondeos de investigación, se descubrió que los problemas surgidos se debían a la existencia, en la zona del estribo derecho, de un deslizamiento del terreno de dimensiones muy superiores a la presa propiamente dicha y que era el causante de la distribución caótica de los materiales que iban apareciendo. Este deslizamiento no se pudo detectar con los sondeos realizados en fase de proyecto al atravesar los mismos bloques de hasta tres metros de diámetro que enmascaraban la realidad geológica del cimiento.

La interpretación de los nuevos sondeos, así como los correspondientes ensayos de permeabilidad, pusieron de manifiesto la enorme dificultad de poder cerrar la presa en ambos estribos, derecho e izquierdo, sin realizar obras desproporcionadas técnica y económicamente. Además las dificultades propias de las excavaciones necesarias para la cimentación de la presa podían, asimismo, suponer riesgos para la seguridad de las obras. Considerando todas las actuaciones llevadas a cabo, se concluyó que no era, bajo ningún punto de vista, aconsejable seguir adelante con las obras por lo que se solicitó la suspensión temporal total.

Inicialmente, se intentó localizar una cerrada en la que no se dieran los condicionantes expuestos con anterioridad y se procedió al estudio de cerradas aguas arriba de la inicial, en el entorno próximo de la misma y dentro del vaso del embalse proyectado, con el fin de localizar la más viable. Sin embargo, una nueva ubicación de la cerrada de la presa aguas arriba suponía la ocupación de nuevos terrenos incluidos en Red Natura 2000, con la consiguiente e importante afección medioambiental. Finalmente, se ha optado por replantear la actuación en su totalidad.

Estado actual de las actuaciones
El importe de las obras ejecutadas asciende a aproximadamente 1,4 millones de euros, de los cuales más de un 50% son utilizables ya que corresponden a la construcción de la tubería de abastecimiento a Laguna, Cabezón y Jalón de Cameros; restauración ambiental y acondicionamiento de accesos. También se ha iniciado el procedimiento de resolución por mutuo acuerdo con la UTE Vias y Construcciones– José Martin a finales de año.

El proyecto original contó con los informes favorables del Area de Vigilancia de presas del Ministerio de Medio Ambiente que valoró como adecuada la campaña de reconocimiento geológico-geotécnico incluida en el proyecto. Adicionalmente, se ha solicitado un informe a una consultora independiente de reconocido prestigio en este tipo de obras, INCISA, para que estudie el proyecto, particularmente los aspectos geológicos y geotécnicos, con el fin de estudiar posibles responsabilidades. Del análisis realizado tanto interna como externamente se deduce que se han seguido los protocolos habituales en este tipo de obras.

Balsa de regulación

Proyecto: En redacción.
Presupuesto estimado: 1.300.000 euros (incluye potabilizadora).
Capacidad máxima: 100.000 metros cúbicos.