13 de septiembre de 2012

Intervención del consejero de Salud y Servicios Sociales, José Ignacio Nieto, tras la firma del convenio con la Fundación Cáritas Chavicar.

La Consejería de Salud y Servicios Sociales destinará este año 174.511,64 euros a la Fundación Cáritas Chavicar para que desarrolle el programa de Inclusión Social Activa en sus centros de Santo Domingo de la Calzada y Calahorra.

Así lo establece la prórroga del convenio que ha suscrito hoy el consejero de Salud y Servicios Sociales, José Ignacio Nieto, con el presidente de la Fundación Cáritas Chavicar, Luis Lleyda Alonso, en un acto en el que también ha participado la directora general de Servicios Sociales, Carmen Corral.

Durante la firma del acuerdo, José Ignacio Nieto ha subrayado el mantenimiento de la ayuda respecto al año pasado y ha destacado "la labor que desarrolla la Fundación Cáritas Chavicar en la lucha contra la pobreza, la marginación y la exclusión social".

El programa de Inclusión Social Activa se dirige a la atención diurna personalizada de personas mayores de 18 años y menores de 65 años que estén en situación o riesgo de exclusión personal, a quienes se ayuda en su reincorporación o integración en la vida social activa. El programa desarrolla actuaciones de carácter socioeducativo, psicológico y de habilidades personales en los dos centros de la fundación, que cuentan con 12 plazas cada uno.

El acceso al mismo es voluntario y se produce tras la valoración y diagnóstico de la correspondiente unidad de trabajo social, que planifican para cada usuario un proyecto individual de inserción, fijando las actividades en las que participará y los objetivos a cumplir. Una vez iniciado el programa, la Fundación Cáritas-Chavicar trabaja en coordinación con los trabajadores sociales para realizar el seguimiento mensual e individual de cada usuario.

Resultados del programa en 2011

El año pasado participaron en el programa 50 personas. La mayoría necesitaba una intervención multidisciplinar a medio–largo plazo al padecer problemas personales, familiares y estructurales importantes, con escaso nivel formativo o se encuentran en procesos de deshabituación (alcohol o drogas) y, en ocasiones, con débil adherencia a los tratamientos. Personas a cuyas limitaciones (de origen étnico, culturales, de idioma o idiosincrasia) también se suma una edad avanzada, situaciones de salud deteriorada, o incluso con patología de salud mental no diagnosticada.