26 de octubre de 2010

La Consejería de Hacienda gestionará 79,39 millones de euros en 2011, un 6,30% del presupuesto global contemplado en el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma de La Rioja. Estas cifras vienen determinadas en el marco de un presupuesto "austero y responsable" que cumple con el objetivo primordial de reducción del déficit público y equilibrio presupuestario.

El Consejero de Hacienda, Juan José Muñoz, ha comparecido ante la comisión presupuestaria del Parlamento de La Rioja para informar a la Cámara sobre el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma de La Rioja para 2011 y de la parte correspondiente a la Consejería de Hacienda. Los objetivos de reducción del déficit y contención del gasto corriente se manifiestan en un descenso del presupuesto correspondiente a Hacienda, sin tener en cuenta el capítulo de personal, de un 17,56%, mientras que el capítulo de gastos corrientes disminuye en 9,37%.

Muñoz ha recalcado que la Consejería de la que es titular mantiene su condición de Consejería horizontal con responsabilidad en materia de planificación y administración de carácter económico, así como en la gestión del patrimonio de la Comunidad Autónoma y en el ejercicio de la capacidad normativa en materia contractual.

La actividad se caracterizará por cuatro principios básicos:

  • Eficacia en la gestión del patrimonio riojano, mediante una labor rigurosa de control de gasto público y de racionalización del patrimonio.
  • Planificación de las políticas públicas a partir de la información estadística.
  • Transparencia en la gestión pública, con la constante actualización de los recursos de acceso a la información de los ciudadanos.
  • Acercamiento de la Administración a los ciudadanos, gracias a la incorporación de las nuevas tecnologías.

En cuanto a los presupuestos correspondientes a la Secretaría General Técnica, los programas vinculados a la gestión de políticas de carácter horizontal han sufrido una reducción importante, tanto en las partidas de naturaleza corriente como de inversión, así como el capítulo destinado a financiar el Consejo Económico y Social. En el apartado de gastos destaca la sustancial reducción de las partidas destinadas a dietas, locomoción y reuniones, todas ellas con rebajas superiores al 25%.

En el marco de la gestión del patrimonio se ha previsto realizar actuaciones tendentes a mejorar la eficiencia energética de varios inmuebles. Además, se licitará y adjudicará la instalación de placas solares en varios edificios públicos, que producirán una energía anual de 700.000 kw/h, lo que representa el consumo eléctrico de 220 familias riojanas y evitará la emisión a la atmósfera de 350Tm anuales de CO2.

Dentro de la planificación de necesidades de edificios administrativos, se reducirá un 17% la partida de arrendamientos y se destinarán 300.000 euros para la adquisición de un inmueble para implantar la oficina centralizada de Atención al Ciudadano de Nájera. Para la conservación y mantenimiento de los inmuebles donde presta servicios públicos la Comunidad Autónoma se ha previsto una dotación de un millón de euros.

Por otro lado, se redactará el proyecto y se licitará la tercera fase de las obras en los terrenos dotacionales de Albelda de Iregua, con un importe previsto de un millón de euros.

El departamento de Intervención General seguirá potenciando la descentralización, a través de las Intervenciones Delegadas, para el control interno, control financiero y la orientación de la contabilidad pública.

Respecto a la Dirección General de Planificación y Presupuestos, se divide en tres programas de gasto: planificación y presupuestos; gestión de la deuda y tesorería; y elaboración y difusión estadística. El área de Planificación y Presupuestos va a cobrar un especial protagonismo, dada la sensibilidad existente hacia el déficit público, por lo que realizará un seguimiento puntual a la ejecución presupuestaria para evitar posibles desviaciones a lo largo del ejercicio

El área de Tesorería y Política Financiera afrontará este ejercicio el desarrollo de la aplicación de Ley de Morosidad, que exige un mayor seguimiento del proceso de gestión presupuestaria, también se ocupará de la mediación de seguros y reaseguros privados y de la modificación de la Ley de Cajas, debido a la reforma del sistema financiero.

El área de Estadística se mantiene como uno de los ámbitos que está potenciando este Gobierno, sirvan como ejemplo dos proyectos fundamentales promovidos este año: el Marco Input-Output, que comprende el desarrollo de las Cuentas Económicas Regionales y las tablas Input-Output, y la Base de Datos Multidimensional. Otros proyectos estadísticos relevantes son:

  • Obtención de indicadores sintéticos para el seguimiento de la economía regional desglosados para los sectores de: Agricultura, Industria, Construcción y Servicios.
  • Mejora del sistema de indicadores sociales, incorporando datos de las encuestas de Condiciones de Vida y Presupuestos Familiares y la de otras fuentes estadísticas.
  • Desarrollo de un sistema de indicadores específicos sobre la juventud riojana.
  • Avance en la creación de directorios de empresas.
  • Estudio sobre proyecciones de población.
  • Estudio del tercer sector de la economía en La Rioja.

Finalmente, en el ámbito de la Dirección General de Tributos, los presupuestos experimentan una reducción del 8,10%, sin considerar el capítulo de Personal. Del mismo modo, todas las partidas del capítulo de Gastos corrientes se han reducido excepto la correspondiente al contrato plurianual de servicios, que estaba establecido con anterioridad, para la aplicación de tributos y demás ingresos de derecho público. Este contrato permite prestar a las Corporaciones Locales el apoyo financiero necesario al recaudar la mayor parte de sus ingresos y anticiparlos para que dispongan de liquidez.

La apuesta por las nuevas tecnologías y la administración electrónica tributaria continúa para afrontar nuevas aplicaciones que permitan prestar nuevos servicios de calidad al contribuyente. El sistema de Precios Medios de Mercado para bienes inmuebles de carácter rústico es un ejemplo de ello tras la positiva experiencia del sistema para bienes urbanos.