6 de octubre de 2009

Ante las declaraciones realizadas por el Presidente del Sindicato ANPE, José Manuel Reinares, relativas a dos presuntos casos concretos de acoso a profesores a través de redes sociales, la Consejería de Educación, Cultura y Deporte manifiesta lo siguiente:

La afirmación realizada por el Sr. Reinares relativa a que los centros educativos no valoraron la gravedad de los problemas y se lavaron las manos para defender a los profesores debe calificarse como de rotundamente falsa, por cuanto tanto los propios centros como la administración educativa han intervenido adecuadamente.

En ambos casos se ha procedido desde los propios centros educativos a la adopción de las medidas educativas y sancionadoras correspondientes y ambos han sido resueltos en la parte correspondiente al ámbito educativo.

Además, tras la denuncia de los docentes, la Fiscalía ha actuado en los dos supuestos: en uno de ellos no ha considerado que hubiera materia para iniciar el procedimiento y, en el otro, el caso continúa en la tramitación correspondiente.

Profesorado como autoridad pública
A pesar de que los responsables del sindicato ANPE no lo mencionan, la Consejería, como recoge su Decreto de Convivencia de enero de 2009, ya considera al profesorado como revestido de autoridad pública en el ejercicio de sus funciones como han planteado numerosas Fiscalías y la propia Fiscalía General del Estado en sus instrucciones. En concreto el Decreto de La Rioja establece "el reconocimiento del papel fundamental que en los procesos educativos desempeñan los profesores. Por ello, a los efectos de lo regulado en el presente Decreto, actúan investidos de autoridad pública".

El Ministerio de Educación se pronunció por escrito sobre el Decreto y, en concreto, sobre la autoridad pública reconocida al docente en La Rioja señalando literalmente que "aunque los efectos están circunscritos a lo regulado en el Decreto, en todo caso, de acuerdo con la jurisprudencia al respecto, sólo podrán estar investidos de autoridad pública los funcionarios públicos y nunca el personal laboral."

Por ello, tan sólo cabe llamar a la serenidad, evitar todo tipo de alarmismos interesados y colaborar en la construcción de climas de convivencia adecuados en los centros, como se propician a través de lo regulado en el Decreto de Convivencia y la Orden que lo desarrolla. Esta Consejería respalda públicamente y mediante su normativa la labor del profesorado y estimula la convivencia educativa en las escuelas e institutos a través de las diferentes medidas contempladas en la misma.

Poco favor hacen a la escuela y sociedad riojana quienes pretenden presentarla de modo falso e interesado como un campo de batalla entre diferentes colectivos y no cómo lo que es y debe ser: una institución de colaboración entre los diferentes agentes educativos para proporcionar la educación que los niños riojanos merecen.