22 de noviembre de 2010

El Consejero de Salud del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Nieto, ha inaugurado hoy, en el Centro de Investigación Biomédica de La Rioja (CIBIR), una jornada científica sobre el uso prudente de los antimicrobianos y resistencia bacteriana, que pretende conmemorar el Día Europeo para el Uso prudente de los Antibióticos, celebrado el pasado día 18 de noviembre.

En dicho encuentro, en el que participan unos cincuenta profesionales sanitarios, se busca alertar sobre el problema de la resistencia a los antibióticos, su enorme incremento y sus consecuencias, y por lo tanto, sobre la necesidad de cuidar estos medicamentos tan importantes para el tratamiento de las enfermedades infecciosas y cuya eficacia puede verse comprometida.

Unidad de Microbiología Molecular
Salud puso en marcha, en el 2008, la Unidad de Microbiología Molecular en el Centro de Investigación Biomédica de La Rioja (CIBIR), con el fin de desarrollar un programa de investigación en Microbiología Molecular (resistencias a antibióticos). La investigadora responsable de la realización del proyecto es la Catedrática del Área de Conocimiento de Bioquímica y Biología Molecular, la Doctora Carmen Torres, perteneciente a la Universidad de La Rioja.

El grupo de investigación del Área de Microbiología Molecular del CIBIR tiene como objetivo estudiar y caracterizar los mecanismos por los que ciertas bacterias se hacen resistentes a los antibióticos, con la finalidad de establecer las políticas de uso de los antibióticos más adecuadas para controlar el problema de la resistencia y de aportar datos en la búsqueda de nuevas dianas terapéuticas para el tratamiento de las enfermedades infecciosas.

El grupo que dirige la catedrática Carmen Torres investiga genes implicados en la resistencia a múltiples antibióticos en bacterias de gran importancia clínica, analiza cómo adquieren dichos mecanismos y los transfieren a otras bacterias y cómo el uso de los antibióticos contribuye a seleccionar bacterias multirresistentes. En este sentido, y en estos dos años de trabajo, el grupo de trabajo del CIBIR ha detectado y caracterizado nuevas estructuras genéticas que permiten la movilización de genes de resistencia entre bacterias y, asimismo, ha conseguido estudiar el efecto in vivo del uso de ciertos antibióticos en la selección de bacterias multirresistentes.

Por otro lado, el grupo ha realizado estudios de epidemiología molecular que contribuyen al control de las infecciones hospitalarias, mediante la caracterización genética de clones bacterianos multirresistentes que causan brotes epidémicos a nivel hospitalario. La investigación que se lleva a cabo en el grupo del CIBIR se desarrolla en estrecha colaboración con la Universidad de La Rioja y, además, se han establecido colaboraciones científicas con otros hospitales y grupos de investigación, tanto nacionales como internacionales.

Prescripción extrahospitalaria de antibióticos en La Rioja
Por otro lado, la Consejería de Salud trabaja para promover un uso apropiado de los antibióticos, concienciando a los profesionales y la población general sobre los riesgos que conlleva un uso demasiado profuso de los mismos, la amenaza de la resistencia bacteriana y la necesidad de salvaguardar la eficacia de estos medicamentos.

En este sentido, esta misma semana se hará llegar a los médicos riojanos, tanto de Atención Primaria como del medio hospitalario, un boletín farmacoterapéutico sobre la Prescripción extrahospitalaria de antibióticos en La Rioja, elaborado en la Dirección General de Aseguramiento, Acreditación y Prestaciones, en colaboración con el Servicio de Farmacia del Hospital San Pedro y revisado por médicos de Atención Primaria y especialistas en enfermedades infecciosas.

Algunas de las medias contempladas en dicho documento, que está también publicado en la Web en materia de salud del Gobierno de La Rioja, www.riojasalud.es, son: Mejorar la comunicación con el mundo de la sanidad ganadera, emplear los mismos indicadores de calidad de prescripción antibiótica que usan las agencias europeas, fomentar el ajuste de la prescripción a las guías, extender en la medida de lo posible los medios diagnósticos disponibles y, por último, mejorar la coordinación entre el mundo hospitalario y el de la Atención Primaria.