16 de noviembre de 2010

Los centros educativos riojanos registraron, durante el curso 2009-2010, un total de 286 casos de absentismo, lo que supone un 0,9% con respecto al total del alumnado escolarizado. Este dato se recoge en un estudio sobre la incidencia del absentismo escolar en La Rioja que ha presentado hoy el Director General de Personal y Centros Docentes, Pedro Caceo.

De estos resultados, se desprende, por un lado, que el absentismo escolar fue más habitual en Secundaria, con 175 de los casos, frente a los 111 de Primaria. Además, en los centros de Logroño se registraron la mayoría de los casos, 115 de los 286 totales.

Estos datos, según Caceo, "demuestran que en La Rioja estamos ante absentismo residual o estructural, que será muy difícil reducir dada la complicada situación de algunas familias, por un lado, desestructuradas y con cambios de residencia frecuentes, por otro".

Casos expedientados
De las 286 situaciones de absentismo escolar del pasado curso, se abrió expediente en 112 de ellos por tratarse de casos más problemáticos, en los que tuvieron que intervenir las Administraciones educativa y local. El resto, fueron episodios menores de absentismo que se resolvieron en los centros.

En cuanto a los expedientes de absentismo también fueron mucho más numerosos en Secundaria (87) que en Primaria (25). Además, en Logroño se registraron más casos (60) que en el resto de La Rioja (52).

Según se desprende de los datos aportados por Pedro Caceo, del alumnado absentista expedientado por la Consejería de Educación, 69, el 61,61%, son españoles y 43, el 38,39%, de nacionalidad extranjera. En cuanto al sexo, 60, el 53,57% de los alumnos expedientados son chicas y 52, el 46,43%, chicos.

Expedientes sancionadores
Por otra parte, durante el curso 2009-2010, de los 112 casos expedientados, en 41 fue necesario abrir proceso sancionador a las familias de alumnos absentistas, tras resultar infructuosa la gestión de la Consejería de Educación y de los Ayuntamientos para solucionar esas situaciones. Estos expedientes sancionadores, según Pedro Caceo, han obtenido buenos resultados, ya que tuvieron efectos disuasorios.

Las sanciones impuestas han ido desde una amonestación, para las familias que han subsanado esta situación, hasta multas económicas de 100, 150 o 300 euros, dependiendo de si han colaborado o no y si son reincidentes.

En concreto, durante el curso 2009-2010 se impusieron sanciones económicas a 20 casos, 8 se amonestaron y 13 fueron, finalmente, sobreseídos.

Ante el problema del absentismo escolar, Pedro Caceo ha recordado que "es obligación de todos: centros, Administraciones y sociedad en general combatir estas situaciones". Estos alumnos, señala, "son máximos candidatos al fracaso escolar, primero, y al fracaso social, después, y nuestra sociedad no se puede permitir el lujo de perder ni uno solo de sus posibles talentos".