1 de julio de 2011

El Centro de Recuperación de la Fauna Silvestre de La Fombera, dependiente del Servicio de Conservación de la Naturaleza del Gobierno de La Rioja, atendió el año pasado a 288 animales pertenecientes a distintas especies de aves, mamíferos, anfibios y reptiles. Esta cifra es ligeramente inferior a la registrada en el año 2009 en la que ingresaron 295 ejemplares.

La mayoría de los animales vivos silvestres que ingresaron en el centro -el 83%- eran aves, en concreto 253 ejemplares entre rapaces diurnas y nocturnas, aves acuáticas y otras aves, a las que siguen los mamíferos, el 13,5% de los ingresos -39 animales entre ungulados, carnívoros y roedores, entre otros- y por último, los reptiles (9).

El índice de recuperación de los animales ingresados en el centro fue del 60%. Del total de animales ingresados, 172 se recuperaron, 70 fueron irrecuperables y 46 animales ingresaron muertos.

En lo que respecta a las causas de ingreso de los animales silvestres que llegaron al centro, tanto vivos como cadáveres, el 70% lo hizo por causas no naturales, destacando sobre todo y por mayor número de especies ingresadas por esta causa: las colisiones por tráfico, expolio de jóvenes, disparo, captura ilegal, choques y colisión con tendidos eléctricos.

Respecto a las causas naturales, que ocupan un 29% por ciento de los ingresos, la mayoría se debía a caídas del nido de los pollos y volantones y al abandono de crías. Muchos ingresos se producen en verano, dado que los pollos de las aves pasan durante unos días por el período más vulnerable de su vida. Pese a haber saltado del nido con el plumaje completo, aún no han desarrollado lo suficiente su musculatura como para emprender el vuelo.

El Centro de La Fombera, localizado en una finca del mismo nombre en el término municipal de Logroño, funciona desde 1985 y en sus instalaciones se atienden las necesidades de todas las especies de animales silvestres recogidas enfermas o heridas en cualquier lugar de La Rioja y nunca se atiende a animales domésticos. El centro cuenta con las siguientes dependencias: estancia de ingresos, sala de primeros auxilios y oficina, corral de recuperación de grandes rapaces, cocina, sala de hospitalización, estancias de recuperación y voladeros de rehabilitación.

El centro de recuperación desempeña otras funciones aparte de su labor ‘hospitalaria’ en la atención de los animales ingresados. También se realizan actividades de conservación de la fauna silvestre de carácter preventivo fuera de sus dependencias, preferentemente en el medio natural como puede ser la descarga y mantenimiento de nidos de cigüeña, tareas de protección del aguilucho cenizo, conservación de los refugios de murciélagos y seguimiento de especies en peligro de extinción.