20 de marzo de 2017

láser verde 6Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoEl presidente del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, ha señalado hoy que Salud ha incorporado a la cartera de servicios del Hospital San Pedro, concretamente al servicio de Urología, el procedimiento quirúrgico de vaporización prostática mediante láser verde para tratar tumores benignos de próstata (o hiperplasia benigna de próstata), que es el crecimiento no canceroso de la glándula prostática que rodea la uretra, y que supone el tumor benigno más frecuente en el varón.

Esta técnica va a ofrecer mayor calidad de vida a los riojanos que padecen tumores benignos de próstata porque les evita la cirugía abierta, que es más invasiva", según ha indicado José Ignacio Ceniceros en la presentación de este servicio acompañado de la consejera de Salud, María Martín, y del jefe del Servicio de Urología del Hospital San Pedro, Fernando Martínez Castellanos, directivos del centro y otros profesionales de Urología. Asimismo, ha avanzado que entre 80 y 100 hombres podrán beneficiarse cada año de esta técnica, que reduce de manera importante el posoperatorio y evita sondajes, drenajes y transfusiones.

El presidente del Gobierno de La Rioja ha felicitado a los responsables del Servicio de urología del Hospital San Pedro "por dar este paso tan importante con el que seguimos apostando por procedimientos y técnicas, muchas de ellas alternativas a cirugía y hospitalización convencional, que facilitan la recuperación e incorporación de los pacientes a su vida cotidiana.

También ha recordado que la puesta en marcha de este procedimiento quirúrgico es uno de los compromisos que avanzó María Martín en su comparecencia ante la Comisión de Presupuestos del Parlamento de La Rioja, en la que expuso las líneas maestras y los objetivos del presupuesto, recientemente aprobado, de su departamento para 2017.

Por último, José Ignacio Ceniceros ha insistido en la importancia de la prevención y la promoción de la salud, por lo que ha recordado a los hombres mayores de 50 años, principal grupo de riesgo prostático, que acudan al especialista para su revisión.

Fibra láser

En las denominadas intervenciones de láser verde se emplea una fibra láser para extirpar el tejido tumoral mediante vaporización (la fibra láser calienta el tejido a tratar hasta los 100 grados centígrados; a esa temperatura el tejido se vaporiza o desaparece). Esto se realiza en una sola intervención por lo que se pueden abordar con esta técnica, mínimamente invasiva, glándulas prostáticas más grandes de las que hasta ahora eran tratadas mediante cirugía convencional, concretamente 104 operaciones realizadas en 2016.

Se prevé llevar a cabo en torno a 80-100 procedimientos quirúrgicos anuales en el Hospital San Pedro mediante esta técnica, procedimiento no indicado para pacientes con cáncer de próstata, ya que al producirse una vaporización (desaparición) del tejido prostático no se pueden obtener muestras para su posterior estudio en Anatomía Patológica. Asimismo, una serie de criterios clínicos determinan la selección de pacientes.

La principal ventaja de la técnica de láser verde, por tanto, es la rápida recuperación del paciente ya que se reducen los días de ingreso postoperatorio, los días de sondaje, el sangrado y, por tanto, también la necesidad de transfusiones. El paciente permanece en el Hospital en torno a 24-48 horas, algo impensable cuando se realiza la cirugía convencional para tratar el tumor benigno de próstata, denominada resección transuretral, con un media de 4 o 5 días de ingreso hospitalario.

Hiperplasia benigna de próstata

Al agrandamiento de la próstata se le denomina hiperplasia prostática benigna (HPB). No es un cáncer; no aumenta el riesgo de cáncer de próstata ni se conoce la causa real del agrandamiento de la próstata. La probabilidad de presentar agrandamiento de la próstata aumenta con la edad, y es tan común que más de un 80% de los hombres mayores de 80 años tiene esta afección.

Respecto a la prevalencia de esta patología, y teniendo en cuenta que aumenta con la edad, se estima que la padece en torno al 17% de los varones de más de 50 años, con porcentajes inferiores en los tramos de menor edad, aumentando progresivamente en tramos etarios superiores.

Por tanto, el principal factor influyente es la edad, pero hay otros hechos que predisponen, como son la obesidad o la hipertensión. Esta patología produce molestias al orinar y puede llegar a dificultar las actividades diarias de los que la sufren, afectando en gran medida a su calidad de vida.