16 de septiembre de 2010

El Consejero de Vivienda y Obras Públicas, Antonino Burgos, ha suscrito en la mañana de hoy la renovación del convenio para el arbitraje de alquiler en La Rioja y que tiene por fin la resolución de los conflictos derivados de los contratos de alquiler de vivienda mediante el sistema de arbitraje. Junto al Consejero, ha participado en este acto el Secretario de la Asociación Europea de Arbitraje (AEADE), Javier Íscar de Hoyos. Desde la implantación de este sistema, el 1 de diciembre de 2008, 533 contratos de alquiler se han adherido a este arbitraje gratuito ofrecido por el Ejecutivo regional.

El Consejero de Vivienda, Antonino Burgos, ha destacado que con la renovación de este convenio el Gobierno de La Rioja persigue "dar solidez y seguridad legal a la política de alquiler". No en vano, Burgos ha recordado que la política de vivienda del ejecutivo regional apuesta, decididamente, por otorgar las máximas garantías y coberturas legales al alquiler para que éste sea "una alternativa real a la compra de vivienda mediante un sistema de garantías, rápido, sencillo y barato".

Así, el titular de la Consejería de Vivienda ha señalado que con la renovación de este convenio se trata, además, de incentivar la salida al mercado de las viviendas vacías de La Rioja. En la actualidad, apenas el 15% del parque de viviendas está en alquiler y "una de las causas que se aduce para justificar este bajo porcentaje es la falta de seguridad jurídica de los propietarios ante cualquier controversia contractual, inseguridad que se resuelve con iniciativas como ésta", ha concretado.

Burgos ha expresado su satisfacción por la aceptación de este sistema al que han recurrido, en sus 21 meses de vigencia, 533 contratos de alquiler. Así, en 2008 (sólo estuvo vigente en diciembre), 25 contratos se beneficiaron del mismo, cifra que aumentó exponencialmente en 2009, con 333 contratos. La tendencia positiva se ha mantenido en estos primeros ocho meses de 2010, en los que 175 contratos se han sometido a este instrumento de resolución de controversias.

De los 533 contratos sometidos a arbitraje, tres concluyeron con la emisión de un laudo arbitral, lo que supone un 0,05% de los acogidos a este sistema.

Desde la Consejería de Vivienda se insiste en los beneficios de este sistema ya que en el caso de optar por el procedimiento de arbitraje y que éste concluya en desahucio de los inquilinos, implica un ahorro económico medio de 5.000 euros y de cinco meses en la recuperación de la vivienda.

Cómo funciona el sistema de arbitraje
Con este servicio puesto a disposición de los arrendadores o arrendatarios para resolver una controversia en la aplicación o interpretación de un contrato de alquiler, los solicitantes dejan en manos de un árbitro -imparcial y ajeno a las partes-, la resolución del conflicto, dictando un laudo, de obligado cumplimiento, y que equivale a una sentencia firme. Su principal valor añadido, además de sus menores costes, es que evita los amplios plazos temporales de un proceso judicial que retrasa tanto el cobro de la renta como la recuperación de la vivienda.

Este sistema de arbitraje puede ser suscrito tanto por los arrendatarios como por los arrendadores de cualquier contrato de alquiler formulado en La Rioja. Además, el laudo dictado –que se emite en un plazo medio de 25 días- resuelve todas las controversias creadas en torno a la aplicación del contrato (impago de rentas, desalojo, daños en la vivienda, etc.); éste es ejecutable ante los tribunales si una de las partes lo incumple. El sistema de arbitraje puesto en marcha por la Dirección General de Vivienda es gratuito, si bien la parte perdedora deberá abonar las costas del arbitraje con un tope máximo de 600 euros (IVA excluido).

Los arrendadores o arrendatarios interesados en acogerse a este sistema han de incluir en el contrato de alquiler una cláusula de sometimiento voluntario a este procedimiento del Gobierno riojano y adjuntar a dicho contrato el convenio arbitral firmado por el arrendador y arrendatario (éste se puede retirar en las ventanillas únicas de Vivienda y en la Oficina de Alquiler del Gobierno de La Rioja así como en el IRVI).

Además del arbitraje, el Gobierno de La Rioja pone a disposición de propietarios y arrendatarios distintas ayudas y garantías para fomentar el alquiler. Entre éstas destacan:

- Pago del IBI, garantía de cobro de rentas, seguro multirriesgo del hogar y asesoramiento gratuito durante cinco años para los propietarios registrados en la Bolsa de Vivienda en Alquiler.

- Ayudas al esfuerzo durante cinco años para los arrendatarios que suscriben un contrato a través de la citada Bolsa.