14 de junio de 2011

El Consejero de Vivienda y Obras Públicas, Antonino Burgos, ha realizado en la mañana de hoy la visita de fin de obra de la travesía de Ortigosa de Cameros, reabierta al tráfico a mediados del pasado mes de mayo tras las obras de acondicionamiento en la que el Ejecutivo regional ha invertido 261.987 euros. Durante su visita, el Consejero de Obras Públicas ha estado acompañado por el Alcalde ortigosano, Elías Cabrera.

Al término de la visita, Antonino Burgos ha subrayado la importancia de una obra destinada, no sólo al embellecimiento de este singular municipio del Camero Nuevo, sino a propiciar las mejores condiciones de seguridad vial posibles para los ortigosanos que, hasta la fecha, "debían convivir con un importante flujo de vehículos que se trasladaban, por interés turístico, a Ortigosa".

"Se ha dado respuesta a una de las principales demandas de los vecinos de Ortigosa que, desde este verano, cuentan con un espacio reservado a la entrada del municipio para vehículos, turismos y autobuses, y que hasta la fecha atravesaban el casco urbano de la localidad", ha completado el titular de Obras Públicas. Para Burgos, la apertura al tráfico de la reformada travesía permitirá "que los ortigosanos puedan convivir de forma cómoda, tranquila y segura con el tráfico, principalmente turístico, propio de estas fechas".

Las obras, realizadas por la empresa riojana ECOP, han consistido en la reforma integral del tramo de medio kilómetro de la LR-232 que atraviesa el núcleo habitado de Ortigosa.

Así, además de la creación de un amplia área reservada para el aparcamiento de vehículos, de 700 metros cuadrados y que se ubica a la entrada de Ortigosa, se ha reforzado el firme de la calzada (se ha regularizado el firme con una capa de aglomerado y se ha afirmado con una capa de rodadura) que cuenta ahora con una anchura, homogénea, de seis metros, con rígolas de 40 centímetros.

Además, se han acondicionado ambas aceras y se ha dispuesto la instalación de nueva iluminación, gracias a nueve farolas, y se han colocado nuevos elementos de decoración urbana.

Las obras, que han tenido una duración aproximada de cuatro meses, se han completado con la colocación de una barrera metálica de seguridad, con el objetivo de incrementar la seguridad en los desplazamientos de los peatones, y la renovación de las marcas viales y la señalización vertical a lo largo de toda la travesía.