27 de mayo de 2011

El Consejero de Vivienda y Obras Públicas, Antonino Burgos, ha visitado en la mañana de hoy las obras de construcción del nuevo puente sobre el río Cidacos, en la LR-115, en el término municipal de Arnedillo.

Las obras, que están siendo ejecutadas por la empresa riojana Eurocontratas, se encuentran ejecutadas en un porcentaje cercano al 80%. La previsión, tal y como ha reseñado Burgos, es que esta ambiciosa actuación en la que el Gobierno de La Rioja invierte casi 3 millones de euros (2.838.019 euros, en concreto) entre en servicio a finales de junio, época en la que el corredor del Alto Cidacos presenta mayor intensidad de tráfico "como consecuencia de los muchos atractivos turísticos de la zona".

Burgos ha recordado que la construcción de este nuevo viaducto "está contemplada como una de las actuaciones más destacadas del Plan de Seguridad Vial de 2010-2011" toda vez que este punto fue escenario en 2007 de un trágico accidente.

La conclusión de este puente "culmina un compromiso con la seguridad vial en el corredor del Cidacos", toda vez que además de la construcción de esta infraestructura, el Gobierno regional ha destinado más de 1,3 millones para el refuerzo del firme de la LR-115 en el tramo comprendido entre las localidades de Arnedo y Arnedillo.

Por lo que respecta al desarrollo de las obras, el titular de Obras Públicas ha comprobado cómo avanzan las tareas de colocación de las losas prefabricadas que constituirán la plataforma del viaducto. Una vez concluida esta actuación, se procederá al hormigonado de las mismas para, a continuación, acometer el remate final de las obras (pretiles, etc.) que permitirá la puesta en servicio del puente.


Características del futuro viaducto
El puente, de 140 metros de longitud y con un vano central de unos 60 metros (el de mayor longitud con excepción de los que cursan el Ebro y el construido por el Gobierno de La Rioja sobre el Iregua en los accesos al Hospital San Pedro), permitirá salvar el cauce del río Cidacos en el punto kilométrico 14,7 de la LR-115, a dos kilómetros del municipio de Arnedillo.

La construcción de este nuevo puente permitirá modificar el trazado de la carretera, salvándose las curvas de radio reducido y el túnel por el que transita la actual vía.

Por lo que respecta a la plataforma del nuevo trazado, ésta contará con una anchura de 13 metros que se distribuyen en dos carriles de 3,5 metros, arcenes de 2,5 y barreras de 0,50 metros. La longitud del trazado total a mejorar para permitir la integración del puente en el entorno y en la calzada se acerca a los 700 metros.

La construcción del nuevo puente no dejará en desuso el viejo –construido en hierro forjado en la década de 1870, de 7 metros de ancho y 30 de longitud- ya que éste se utilizará como raqueta para el desvío de los vehículos en dirección a Préjano.

El viejo puente será rehabilitado con el objetivo de garantizar su uso durante un período próximo a los 50 años y salvaguardar el patrimonio regional.