5 de mayo de 2011

El Consejero de Vivienda y Obras Públicas del Gobierno de La Rioja, Antonino Burgos, ha cerrado en la mañana de hoy la quinta edición del Congreso de Seguridad Vial que, entre ayer y hoy, ha reunido en Logroño a más de 200 especialistas del ámbito de la seguridad. En el transcurso del cierre de esta edición, Antonino Burgos ha agradecido a los ponentes y patrocinadores su presencia en este foro. Igualmente, ha agradecido a la Asociación Española de la Carretera, organizadora del Congreso, la confianza "depositada en esta ciudad", toda vez que es la cuarta vez que La Rioja acoge esta cita, y ha propuesto que la capital riojana sea la sede, en 2013, de la sexta edición de este foro.

Las cuatro sesiones de trabajo en las que se ha dividido el Congreso han servido para avanzar el contenido del Real Decreto 345/2011 dedicado a la gestión de la seguridad viaria de las infraestructuras viarias en la red de carreteras del Estado, de obligatoria transposición para las vías que formen parte de la red de carreteras Transeuropeas pero que, a buen seguro, "marcará, desde el punto de vista de la seguridad vial, el guión a seguir al resto de Administraciones en el futuro desarrollo de infraestructuras". Burgos ha asegurado que "la capacidad de cada Administración para la gestión de las infraestructuras atendiendo a este Real Decreto" será un factor decisivo para reducir la accidentalidad en nuestras carreteras.

Este foro también ha permitido el intercambio de experiencias y prácticas puestas en marcha por otras autoridades en el ámbito de la evaluación del impacto de las infraestructuras viarias en la fase de planificación, auditorias de seguridad viaria en las fases de anteproyecto, proyecto y puesta en servicio o el tratamiento prioritario de los tramos de concentración de accidentes. Estos aspectos han sido individuados como "retos inmediatos a afrontar" para reducir la siniestralidad de nuestras carreteras.

Por último, Antonino Burgos se ha centrado en dos aspectos específicos abordados en el Congreso y que para el Gobierno de La Rioja revisten especial importancia. Es el caso de "la seguridad en las travesías y los sistemas de contención para usuarios vulnerables".

Así, el titular de Obras Públicas ha lamentado el incremento de la siniestralidad de los motoristas, tanto en carreteras estatales como en las de competencia exclusiva autonómica, lo que "debe motivarnos a todos para buscar, encontrar e implantar de forma prioritaria elementos que salvaguarden su seguridad".

El otro aspecto de especial incidencia para el Gobierno de La Rioja es la mejora de las travesías, en las que la seguridad del peatón "debe estar por encima de cualquier otro criterio circulatorio". La instalación de elementos reductores de velocidad, la ampliación de los espacios destinados a los peatones, la mejora de la señalización vertical u horizontal así como la adecuación de la iluminación "son factores esenciales a la hora de actuar en una travesía". Lograr la integración de estas travesías en el viario urbano de sus localidades y conciliar el tráfico peatonal con el rodado son dos intereses que deben ser abordados a la hora de analizar la funcionalidad y mejora de estas vías pertenecientes a la red local de carreteras.

Burgos ha cerrado su intervención reiterando el agradecimiento del Gobierno de La Rioja a todos los presentes, a los que ha animado a seguir trabajando "porque la seguridad vial salva vidas, que es lo más importante que tenemos".